DiócesisPenonomé

Encuentro motiva a revivir la fe

Una jornada de retiro de cuaresma fue realizada por la cuasiparroquia Nuestra Señora de Lourdes, con la prédica de la Hermana Francisca Candelaria Apolayo, de las Oblatas  del  Divino Amor.

Fue celebrada el pasado sábado 16 de marzo e inició con los ejercicios espirituales, con cantos, animación e integración de los participantes, que se reunieron en la comunidad de Escobal de Tulú.

La religiosa Oblata reflexionó en torno a la propuesta de reavivar el espíritu cuaresmal. Orientó sus exposiciones hacia una mirada evangélica sobre las comunidades, a fin de que se conviertan en lugares ardientes de amor, paz y justicia.

El padre Rufino Morán, vícario parroquial, manifestó que para muchos en la Iglesia puede  pasar la cuaresma como un período sin repercusión en la vida personal.

“Predicamos que los otros cambien, pero nosotros seguimos igual; ni más oración, ni ayunos, ni penitencias, ni limosnas. Así  no hay resurrección, no hay renovación de la Iglesia, menos de la sociedad”, expresó.

Además exhortó, a dedicar más tiempo a la oración. Así nuestro corazón descubrirá las mentiras secretas con las cuales nos engañamos a nosotros mismos, para buscar finalmente el consuelo en Dios. “Él es nuestro Padre y desea para nosotros,  la vida”, concluyó.

Artículo anterior

Espiritualidad de comunión, tarea de todos

Siguiente artículo

Comunicado de la JMJ Panamá 2019