ActualidadDiócesisPenonomé

Equipos parroquiales se fortalecen espiritualmente para juntos caminar

La cuasiparroquia Nuestra Señora de Lourdes participó en el primer retiro del año, dándose lugar en la comunidad de Loma Bonita del Copé. Participaron los Delegados de la Palabra, catequistas, comisiones religiosas, pastoral juvenil y las hermanas de la comunidad Convivencia con Dios(cCcD), grupo que hace parte de CHARIS-Panamá.

Este retiro se realiza con el objetivo de descubrir su misión en la sociedad, unir la iglesia y que sus esfuerzos sean más activos y lo más importante compartir en la gran familia eclesial.

Las hermanas de la comunidad Convivencia con Dios, fueron quiénes dirigieron este encuentro, resaltando que Dios es el camino, la luz y seguirlo es lo más importante para un verdadero cristiano.

Durante el retiro se realizó una pequeña dramatización por todos los presentes, mostrando como es posible ir hacia la unión con Dios, por el camino de la espiritualidad carismática.

El encuentro finalizó con la eucaristía, presidida por el padre Genaro Gil, párroco de la cuasiparroquia Ntra. Señora de Lourdes. 

En su intervención resaltó que Dios por el Amor que le tenía al hombre, prometió enviarle un Salvador que le libraría de la esclavitud del pecado y su amor ilumina sus vidas, para que se vean libres de toda oscuridad y esclavitud que nos viene del pecado y así caminar de su mano al puerto seguro de la salvación.

El párroco Gil manifestó su agradecimiento y apoyo con la labor pastoral de todos los equipos que llevan esa misión en esta jurisdicción.

Además, exhortó a seguir firmes con un espíritu renovado, deseoso de seguir trabajando por nuestra Iglesia.

“Seguir a Jesús por un camino muy preciso que es la imitación de su vida. Este camino tiene por objetivo en la propia vida, la perfección de la esencia del cristianismo: la caridad”, manifestó la Hermana Cristina Martínez, de la congregación Oblatas al Divino Amor que realizó su renovación de votos, junto al Delegado de la Palabra, Paulino Gil de la comunidad de Santa María.

Artículo anterior

Medio Oriente: ¿acuerdo del siglo?

Siguiente artículo

La Iglesia propone reflexionar sobre ecología integral