DiócesisPrelatura de Bocas del Toro

Estudiantes hacen donación a parroquia

Los estudiantes y docentes del Instituto Profesional y Técnico (I.P.T.) El Silencio, hicieron entrega de los materiales para la construcción de los baños de las personas con discapacidad a la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús en El Empalme.

Esta donación fue hecha como parte de la formación integral de los jóvenes estudian-tes quienes promueven valores como el amor al prójimo y la solidaridad en la comunidad.

Para los docentes responsables del proyecto, el objetivo principal, es desarrollar un espíritu de colaboración en los estudiantes con el prójimo; y en este caso en beneficio de los feligreses con discapacidades.

El I.P.T. El Silencio como institución educativa y forjadora de grandes valores permite a los docentes de las distintas áreas lograr la formación integral, basada en principios que conlleven elementos positivos en bien de la comunidad. Por tanto, tomaron en cuenta un valor muy importante, como la solidaridad, la cual desarrolla actitudes valorables del estudiantado con respecto a la comunidad y en particular con los más necesitados.

El párroco Bartolomeu Blaj, agradeció al director del I.P.T. El Silencio, Luis Miranda, por tener en cuenta a la parroquia y cultivar en los jóvenes estudiantes el don de la solidaridad, “estamos perdiendo sentido de escuchar y extender la asistencia al hermano pobre”, dijo.

El padre animó a seguir cultivando ese espíritu de apoyo, ya que es de gran ayuda, esta donación permitirá avanzar con la culminación de los baños y así tenerlos listos para la pre-jornada de la JMJ en enero 2019.

Durante la entrega, los jóvenes estudiantes del I.P.T. El Silencio, hicieron su recorrido por las instalaciones, donde el Ingeniero Franklin Caballero, a cargo de la obra, les explicaba los avances del proyecto.

El rostro de los jóvenes reflejaba la complacencia que se siente en un corazón noble, al ver que colabora con una obra que será un aporte tangible y de beneficio para toda la comunidad.   Porque se identifican con el rol de jóvenes activos, con valores cristianos que se forman para la construcción de una sociedad más justa.

Como educadores responsables del proyecto, nos queda la satisfacción de realzar valores en los educandos; además de proyectarnos a la comunidad como institución educativa que sale de sus aulas de clase a resolver pequeños problemas que enfrenta nuestro corregimiento y en este caso darle solución a la necesidad que persiste en la parroquia Sagrado Corazón de Jesús ante la carencia de baños para personas con necesidades especiales. Estamos agradecidos con poder dar nuestro granito de arena en esta misión, dijo el Director Luis Miranda.

Artículo anterior

Movimiento Familiar Cristiano, siempre joven, siempre activo

Siguiente artículo

Jóvenes llamados a orar por los frutos de la JMJ 2019