ActualidadDiócesisSantiago

Familias colonenses se preparan para la Navidad

La parroquia Sagrada Familia, de la comunidad de Margarita, dio inicio a una fecha especial, el primer domingo de Adviento, que con las coronas recuerda que el amor de Dios no tiene principio ni fin y refleja la unidad y el amor infinito de Dios hacia el hombre. De esta forma fue como los niños de esta iglesia lo vivieron al ser llamados por el padre Emmanuel Arcia para participar de la bendición de las coronas de Adviento en el altar.

El padre Arcia explicó, “el primer domingo del mes de diciembre son muchas las familias que adornan y llevan sus coronas de Adviento a las parroquias para ser bendecidas.

Es una tradición que simboliza el transcurso de las cuatro semanas del Adviento, que quiere decir: la venida del redentor”.

Para la familia Rodríguez-Vergara compartir esta tradición con sus hijos, encendiendo la primera vela de la corona de adviento, es un paso donde se enseña que es el primer anuncio de la Navidad y que lo más importante para estas fechas es la celebración del nacimiento del niño Jesús.

José y Elizabeth Rodríguez-Vergara transmiten a sus hijos, Antonio y Abril, que el encendido de las velas tienen un significado muy importante. La luz que va disipando las tinieblas, pues cada vez que se enciende una vela se va disminuyendo la oscuridad hasta que el resplandor de Cristo Jesús, hecho hombre, quien ilumina todo.

El sentido de esta tradición, explica el padre Arcia, corre el riesgo al ser olvida da, por ello es importante que las familias transmitan de generación en generación estos conocimientos y que toda la familia participe de la preparación de los elementos significativos que adornan los hogares para la llegada del niño Jesús.

“Lo recordó el Papa Francisco antes de rezar el Ángelus del primer domingo de Adviento. También dijo que “Velar no significa tener los ojos materialmente abiertos, sino tener el corazón libre y orientado en la dirección correcta, es decir, dispuesto.

Artículo anterior

Alegría en la Consagración del templo Inmaculada Concepción

Siguiente artículo

Colegio celebra 52 años de fundación