ActualidadPrelatura de Bocas del Toro

Festejan a San Francisco Javier patrono de Cañazas

Cientos de devotos de las 53 comunidades organizadas en los centros pastorales de: Los Valles, Alto Ibala, Aromillo, la Lima, Las Huacas, Corita de los Pérez, Picador, Río Piedra y la Purísima, que integran la parroquia San Francisco Javier, celebraron con alegría y gozo a su santo patrono.

Las actividades iniciaron con las novenas desde el pasado 24 de noviembre hasta el 2 de diciembre, con la última novena presidida por el Obispo Emérito Monseñor Oscar Mario Brown. Esa misma noche, anditas de distintas comunidades llegaron al templo, todas preparadas con creatividad alusivas al santo patrono.

El 3 de diciembre se reunió una gran cantidad de fieles, que puntualmente estuvieron presentes en la celebración de la Solemnidad a San Francisco Javier.

La eucaristía fue presidida por Monseñor Audilio Aguilar, Obispo de esta diócesis y concelebrada por el párroco Luis Caballero, quién nos cuenta que es la primera vez que celebra esta festividad ahora como encargado de la parroquia.

Además, participaron sacerdotes invitados del clero veragüense.

Monseñor Audilio comentó que el amor de San Francisco Javier es grande y que ha hecho milagros a este pueblo tan devoto, comunidades que se unen y participan, gente humilde que camina horas para agradecer al santo patrono por los favores, es una fecha de fiesta, motivo de alegría y fe.

Concluida la misa se inició la procesión por las principales vías del distrito de Cañazas.

Las comunidades se integraron a esta gran festividad de devoción y fe. Las anditas son hechas con amor y creatividad, siendo amigables con la casa común.

Al finalizar, el padre Luis Caballero agradeció a todos por su participación y los invitó a no desmayar en la fe y seguir llevando la buena voluntad del señor a sus comunidades de retorno. Hubo actividades culturales, folclóricas, ventas de comida por parte de las comunidades y familias, y una gran cabalgata en horas de la tarde.

Artículo anterior

Realizan caminata ecológica, nuestro planeta grita: ¡Ayúdame!

Siguiente artículo

Adviento y espiritualidad de la esperanza