DiócesisPrelatura de Bocas del Toro

Fieles resaltan el valor de la familia y fortalecen su fe

Los feligreses de la Parroquia Santa Isabel de Hungría, del distrito de Changuinola, celebraron las fiestas patronales en honor a su patrona. Se reunieron para hacer el Rosario, celebrar la misa, la novena y culminar con un sabroso brindis organizado por las comunidades anfitrionas. El 17, día de la solemnidad, presidió la eucaristía, Monseñor Aníbal Saldaña.

Todos los días tuvieron la gracia de contar con la presencia de un sacerdote invitado y varias comunidades y grupos anfitriones. El pueblo realmente se mostró atento al mensaje que estos siervos de Dios compartieron con ellos. Nuestro agradecimiento al P. Alberto, R. Bacaru, Bartolome, J. March, Victor Lopez, José María Mendia. También contaron con  la visita de los sacerdotes de la comunidad de Kankintú, P. Jeric y Allan.

Cada día se trató un tema relacionado con un texto bíblico que se toma de la novena y que guarda relación con la vida de Santa Isabel. Fueron muy atinadas las reflexiones sobre la vida, el matrimonio, el amor al prójimo, la fe, la caridad, la pobreza a la luz del Evangelio.

Cada celebración se convirtió en un espacio de crecimiento y madurez en la fe, al tiempo que las familias compartían, dialogaban, oraban. Al finalizar la novena, también compartieron un suculento brindis con todos los presentes.

En la preparación de estas novenas se vivió un espíritu de unidad y colaboración muy especial. Realmente este pueblo tiene a Dios en su corazón y siente un respeto y cariño por su patrona. Es así como todo un equipo de hombres, mujeres y jóvenes estuvieron  trabajando día a día, con mucho esfuerzo y dedicación, sin acritud  ni miramientos para alcanzar  una misma meta: abrir nuestro corazón a la intercesión amorosa de Santa Isabel de Hungría y hacer de esta novena,  una gran fiesta de la fe y la familia. La participación fue muy significativa desde el primero hasta el último día.

Artículo anterior

Renovados y transformados por la acción del Espíritu Santo

Siguiente artículo

Primer concurso de tamboritos por la Ecología