DiócesisPanamá

Fiesta en nueva parroquia Pablo VI

Con una misa de Acción de Gracias, la nueva parroquia que será eregida proximamente y está ubicada en el área de Panamá Pacífico, celebró su fiesta patronal. Lleva el nombre del pontífice que pastoreó la Iglesia Católica entre 1963 y 1978 y será canonizado este domingo 14 de octubre.

El Arzobispo de Panamá, monseñor José Domingo Ulloa Mendieta, presidió la celebración eucarística, y en su homilía destacó las virtudes de Pablo VI, autor de la encíclica Humanae Vitae. Adelantó que Pablo VI podría ser el santo protector de la vida por nacer. “Los milagros que se han obrado por intercesión de Pablo VI, han sido los bebés en el vientre de sus madres, los protagonistas”, dijo convencido.

Invitó a conocer la vida y obra de este pontífice. “Se enamorarán de Pablo VI” puntualizó monseñor Ulloa, tras una breve reseña de Giovanni Bautista Fontini, el Papa que llevó a término el Concilio Vaticano II que había comenzado su predecesor Juan XXIII.

Aprovechó el momento para felicitar a la comunidad por ser “piedra viva de fe” gran colaboradora en la construcción del templo, en breve tiempo. “La nueva parroquia será fuente donde su feligresía saciará su sed de Dios”.

Indicó que es importante que todos se sientan que pertenecen a una comunidad. “No puede haber cristianos a la libre, un cristiano de verdad siempre tiene como referencia su parroquia y su comunidad, por eso cada domingo, nos reunimos, porque el Señor nos ofrece un mensaje”, enfatizó.

Monseñor Ulloa hizo una breve reseña de la obra y vida de Giovanni Bautista Fontini, el Papa Pablo VI, antes de terminar su homilía. “Que Pablo VI siga suscitando ese gran amor a nuestra Iglesia”, acotó.

El nuevo templo que está en construcción tendrá capacidad para recibir aproximandamente 800 personas.

Ese mismo día el Arzobispo de Panamá, hizo el anuncio de la apertura del Colegio Saint Mary en el área de Panamá Pacifico, prevista para el mes de agosto de 2019, que albergará más de 1,000 estudiantes en sus 47 aulas.

Artículo anterior

Pastoral familiar, un compromiso de todos en comunidad

Siguiente artículo

La voz de un joven colonense en el sínodo