Actualidad

La voz de un joven colonense en el sínodo

Discernimiento, acompañamiento y escucha, son solo algunos de los puntos que se han escuchado en las intervenciones registradas en el Sínodo de los Obispos, celebrado en Roma, bajo el tema: “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”.

En esta asamblea participa en calidad de auditor Yithzak Gonzá-lez, laico comprometido colonense, quien funge como Secretario Ejecutivo de la Pastoral Juvenil Nacional, Él ha dejado sus huellas a través de sus proactivas y asertivas participaciones, en las que muestra el fuego el espíritu de los jóvenes que aman y quieren servir a la Iglesia, pero que también quieren ser escuchados en estos tiempos de cambios, en los que el mundo los quiere devorar a través de la teoría del descarte.

Yithzak en una entrevista ofrecida a Panorama Católico expresó sentirse agradecido por todo el proceso sinodal, puesto que ha sido un espacio de escucha bastante abierto para los jóvenes, calificando este hecho como un hito importante e histórico.

Indicó que además del discurso que tiene preparado, se han dado momentos para intervenciones comentarios, y sus opiniones han sido tomadas en cuenta.

La humildad y el interés han sido notables, destacó que un ejemplo de ello es que luego de la asamblea, en los espacios libres, los obispos se les han acercado a los chicos participantes para preguntarles cómo se sienten, qué piensan, y en los Círculos Menores les han ofrecido la oportunidad de hablar.

Para este joven, este año ha sido singular puesto que ha vivido momentos importantes que han marcado su vida con huellas in-delebles, siendo uno de ellos el haberle entregado al papa Francis-co, el documento conclusivo de la reunión presinodal, en la Plaza de San Pedro, en Roma durante la celebración del Domingo de Ramos. Su participación en el Sínodo ha sido activa al punto que sus intervenciones han recibido aplausos de los presentes.

Abordando ya la segunda parte de la jornada, explicó que están estudiando el Instrumento Laboris, que es el tema de interpretar la realidad a través de las sagradas escrituras, y que ha sido muy ameno.

Destacó que en el inicio de esta segunda fase, el moderador del día fue el cardenal Rafael Sako, Patriarca católico caldeo de Babilonia, de quien resaltó que fue muy dinámico, al punto que por momentos contaba chistes.

“Los padres sinodales, los obipos, cardenales y nosotros los jóvenes nos sentimos realmente cómodos, por cómo se está llevando la asamblea, hay muchos momentos para hablar y para que la voz de los jóvenes se escuche”, reiteró. Haciendo una retrospectiva de lo vivido, puntualizó que el Sínodo ha sido un momento de gracia, donde la palabra acompañar ha sido la reinante en la segunda parte de esta Asamblea, especial-mente en la fe y el discernimiento. Adelantó que la Iglesia, allanando los caminos, está pensando mucho en la formación de laicos para acompañar a los jóvenes, puesto que hay muchos que son buenos para apoyar en los procesos de discernimiento.

Admitió que otro de los puntos en los que se ha enfatizado es que los sacerdotes estén más cerca de los jóvenes y que no tengan el miedo de perder su tiempo en la juventud, porque valen la pena.

Artículo anterior

Fiesta en nueva parroquia Pablo VI

Siguiente artículo

“Junto a los jóvenes, llevemos el Evangelio a todos”