ComunidadFamilia

Fortalezcamos nuestros corazones, nuestra patria y nuestra sociedad

Es necesario crear conciencia y motivar a todos los panameños y todos los que conviven en nuestro suelo istmeño, a reforzar importantes valores, en pro del bienestar de nuestras familias y la sociedad.

Redacción

Un grupo de movimientos laicales de la Arquidiócesis de Panamá comparten – a partir de esta edición y por cinco semanas seguidas -, unas reflexiones sobre los valores más esenciales de todo ser humano: el amor, respeto, tolerancia, responsabilidad, solidaridad y fraternidad.

Los valores son principios, virtudes o cualidades que identifican a una persona. Son los fundamentos que mueven nuestras acciones positivas y van en función de las creencias, de los conocimientos y experiencias. Los valores moldean nuestros actos y son determinantes al momento de tomar decisiones y actuar en nuestro diario vivir. Son verdaderos pilares sobre los cuales se cimienta una sociedad.

Sin valores no hay unidad, no hay bien común y no se puede vivir en paz. Es por esto que necesitamos hoy más que nunca renovar los pilares de nuestra sociedad panameña.

Lo que hemos vivido hasta ahora en el marco de esta pandemia nos dice que debemos retomar, una y otra vez, estos temas. Necesitamos reforzar y fortalecer nuestros pilares.

El Amor, Respeto, Tolerancia, Responsabilidad, Solidaridad y Fraternidad, valores que hay que inculcar.

Un valor humano fundamental, es el AMOR. Este valor viene de DIOS, que suma e invita a construir relaciones humanas robustas, duraderas y que expresan sentimiento, gratitud, admiración.

Hoy, vivimos una de las crisis más tremendas que se han vivido en las últimas décadas. Estos tiempos son para reflexionar. ¿Somos una sociedad donde los valores como el Amor son realmente considerados? ¿Será que como sociedad nos ha faltado amor para enfrentar esta crisis?

Todas estas preguntas requieren respuestas a la luz de cómo estamos actuando y enfrentando estos tiempos que vivimos. No se trata de mirar lo que otros hacen o cómo han actuado, sino como yo estoy actuando hoy.

Dios, es amor y da sentido a nuestras vidas, es principio de unidad y comunión. Es por esto que nos pide amarlo a Él sobre todas las cosas, porque amándolo a Él podemos amar a los demás.

Amar es dejar a un lado mi yo para dar paso al nosotros. Es renunciar a lo que me interesa para fijarme lo que el otro necesita. Amar es escuchar, tener empatía, querer tener un diálogo respetuoso y sincero.

Pilares de la sociedad
  • Sin valores no hay unidad, no hay bien común y no se puede vivir en paz. Por esto necesitamos más que nunca fortalecerlos.
  • Un valor humano fundamental, es el AMOR. Este valor viene de DIOS, que suma e invita a construir relaciones humanas robustas y duraderas.
  • Para reflexionar: ¿Somos una sociedad donde los valores son realmente considerados? ¿Será que como sociedad nos ha faltado amor para enfrentar esta crisis?

Se puede amar al relacionarme con mi familia, amigos y vecinos, Pero, también se puede amar al momento de hacer cada cosa de mi diario vivir. Si lo que hago en mi día a día, por muy tedioso que me resulte, lo hago por el bien de mi familia para ganar el sustento diario, por el bien de mis compañeros y jefes, para conservar el bienestar de la empresa o lugar de trabajo y porque ese trabajo diario quizás beneficia a otros que reciben el fruto de mi esfuerzo, entonces también he actuado con amor. Se trata de convertir lo ordinario del diario vivir en algo verdaderamente extraordinario, que vivifica y da sentido a lo que hacemos.

Es en estos tiempos duros donde hay que resurgir fortalecidos. Debemos adoptar valores edificantes que nos ayuden a construir puentes de diálogo, nuevas oportunidades y posibilidades de nuevos caminos. El amor une, genera posibilidades nuevas, facilita la comunicación y la confianza.

Cuando hablamos del Valor el AMOR, el corazón se llena de paz y de alegría, porque la persona que ama, es una persona feliz, que irradia sentimientos y emociones, es fiable, es amiga, es grato su compañía.

Fortalezcamos nuestros corazones, nuestra patria y la sociedad panameña en cimientos sólidos, en roca firme. Y el amor es roca sólida y el fundamento que tanto necesitamos. ¡Por Panamá, Juntos lo Lograremos!

Artículo anterior

Panorama Católico lleva 36 años evangelizando al mundo de hoy

Siguiente artículo

Jesús Nazareno escucha las súplicas del pueblo