Espiritualidad

Gen Verde: Evangelio a través de la música

Con ocasión de la Jornada Mundial de la Juventud, realizada en enero pasado, llegó a Panamá el conjunto musical del Movimiento de los Focolares “Gen Verde”,  integrado por 19 damas de 14 nacionalidades.

Radicado en la ciudadela internacional de Loppiano, en Florencia, Italia, el grupo nació en 1960 cuando la fundadora del Movimiento Chiara Lubich, regaló a las chicas de entonces, una batería para que, a través de la música transmitieran el mensaje  del Evangelio vivido.   Así nació una aventura que ya cumple 50 años y que ha recorrido casi toda Europa, Asia; también  Estados Unidos y América Latina.

¿Cómo se dio la transición de un pequeño grupo a un conjunto musical moderno?  Raiveth, una de sus integrantes y vocalista, de nacionalidad panameña, dice que, “lo primero es que tenemos un mensaje muy hermoso y potente que queremos dar y es que, el Evangelio te cambia la vida. Y el arte es un instrumento privilegiado para transmitir valores.  Como el mensaje hay que darlo abiertamente, nosotros hemos querido estar al ritmo del tiempo y los estilos  musicales y, el Gen Verde ha evolucionado.   Nos  actualizamos con  la época y esto favorece la relación con los jóvenes; el diálogo con ellos nos inspira las letras de nuestras composiciones, porque son historias de vida”.

En sus interpretaciones, han tratado temas como el bullying, el racismo, la violencia; también han tomado palabras esperanzadoras del Santo Padre. “Lo importante, dice Adriana, de México, es que no hay que dar respuestas, sino transmitir la Palabra de Dios y es el espíritu el que da la respuesta en nuestro interlocutor”.

“Star Now: diálogo, paz, unidad, empieza por ti”

Desde el 2014, el Gen Verde, lleva adelante el proyecto “Star Now: diálogo, paz, unidad, empieza por ti”.  Este proyecto integra  teatro, canto y percusión. El primero fue en  Tierra Santa, con jóvenes hebreos, cristianos y musulmanes. Fue un desafío, pero el resultado fue fantástico, porque lo hacen los chicos; ellos son los actores y prueban a ser constructores del diálogo, el entendimiento, la paz. Es un proyecto que tiene seguimiento, muchas veces liderados  por los propios jóvenes.

Star Now ya se ha desarrollado en Italia, España, Luxemburgo, Hong Kong, Makao, Filipinas, Gran Bretaña, Polonia y América Latina, donde están empezando con su llegada a Panamá, luego a Cuba, El Salvador y Guatemala.

Una experiencia alecciona-dora, cuenta Adriana, fue en Alemania. Trabajamos en una escuela muy relegada, con chicos muy difíciles, cuya integración se fue  dando con mucho esfuerzo. El último día del proyecto, tres chicos les agradecieron porque le demostraron que habían creído en ellos, cuando todos los consideraban unos perdedores.  En sus manos tenían unas bolitas de billetes que habían recolectado para que pu-dieran seguir haciendo esto con otros chicos que lo necesitan; eran 25 dólares.  Con emoción Adriana dice que “nunca nadie será mejor patrocinador que estos chicos, Y de allí surgió la idea de recoger fondos para venir a la JMJ de Panamá.

La riqueza de la diversidad

Las integrantes del Gen Verde viven en la primera ciudadela internacional del Movimiento de los Focolares en Loppiano. “Allí hacemos  la experiencia de vivir 24/24 horas, el amor recíproco a la luz de Cristo y,  hacemos parte del Gen Verde,  no por la realización artística sino por la convicción de transmitir el mensaje de vida: el Evangelio.  En todos estos años, unas 140 jóvenes han  integrados  el conjunto y el mensaje se mantiene,  puede variar el estilo, los ritmos, pero el mensa-je es uno solo.

Sobre esta diversidad de las integrantes, Raiveth  se refiere al ambiente que domina la vida de la ciudadela,  integrada por 800 personas  de 70 nacionalidades, que tiene como consigna las palabras del Evangelio:  “que todos sean uno”.

Crys, de Filipinas, dice que “la diversidad cultural, idiomática, es un entrenamiento para todas.   ¿Cómo se crea un álbum entre 20 personas diferentes?  Haciendo esta experiencia de unidad, don-de confrontarse es un elemento fundamental, también nos abre a la expresión musical.  Vivimos en primera persona la cultura del encuentro.  Y cuando vemos el resultado reflejando en el arte, la música, es más allá de lo imaginábamos; también cuando dejas caer tu idea por la idea del otro,Jesús te sorprende”.

Por su parte, Adriana,  que tiene además de artística, una tarea de administradora del conjunto, dice que el Gen Verde tiene  que agradecer a todas las personas que han difundido el Movimiento y viven la espiritualidad en el mundo, porque a través de ellas,  hemos conocido el Ideal, hemos ido a Loppiano y gracias a eso la agrupación ya cumple 50 años, de estar llevando esperanza, a través del arte.

En Panamá

En Panamá, las Gen Verde trabajaron el proyecto Star Now en pre jornada en Chitré y se presentaron en Colón, en la cárcel de mujeres, en la Feria Vocacional de la JMJ en el parque Omar, y animaron la Vigilia de la JMJ el 26 de enero y, en la Post Jornada del Movimiento de los Focolares el 31 de enero.

Artículo anterior

Feligresía de Sabanitas activa y comprometida por más de 40 años

Siguiente artículo

Más de 56 mil jóvenes votarán por primera vez