ChitréDiócesis

“Gracias Señor… he sido inmensamente feliz”, Monseñor Ulloa

Ante una Catedral llena de fieles, el Arzobispo de Panamá, Monseñor José Domingo Ulloa, presidió la Misa de Acción de Gracias por los 35 años de Ordenación Sacerdotal, acompañado del Obispo de Chitré, Monseñor Rafael Valdivieso Miranda, y par-te del clero de esta diócesis.

Fue un momento de agradecimiento a Dios por el llamado a la vida sacerdotal y a todas aquellas personas que le fueron acompañando en este caminar, no exento de tropiezos, pero también de mucho alegría.

“Solo quiero decir gracias Señor por estos 35 años, y puedo decir que he sido inmensamente feliz”, dijo Monseñor Ulloa con la cual arrancó aplausos de los presentes, entre ellos sus padres, hermanos y familiares en general.

Antes había hecho un recuento de su camino en la fe, desde su niñez y cómo muchas personas habían impactado su vida, especial-mente el padre Andrés Pallares, religioso agustino del cual guarda memorables recuerdos.

Al final de la Eucaristía el Obispo de la Diócesis de Chitré, resaltó la sencillez de Monseñor Ulloa, su entrega al servicio pastoral y su acompañamiento como her-mano en el episcopado, de manera particular cuando iniciaba su misión como obispo de la Diócesis de Chitré. Asimismo agradeció a Monseñor Ulloa por su testimonio de vida y su entrega a la Iglesia. “Nos sentimos contentos y orgullosos de la misión que el Señor le ha encomendado frente al Arzobispado de Panamá y ha desarrollado con verdadera entrega y amor a su Iglesia” agregó. Tras las palabras de Monseñor Valdivieso, compañeros de la generación del 1974 del Colegio José Daniel Crespo, que se graduaron con Monseñor Ulloa entregaron una donación en efectivo para becar a jóvenes de la región de Azuero que asistirán a la Jornada Mundial de la Juventud 2019.

Artículo anterior

Llenos de Dios por sacramentos

Siguiente artículo

Año jubilar trae indulgencias