Acción sugeridaVariedad

Haz menos ruido y escucharás a Dios

La propuesta de Dios esta semana es que escapemos un poco. Escapar no significa desconectarse de la realidad, sino hacer el silencio suficiente para escuchar lo que Dios quiere decirnos mediante ella.

Es que hacemos mucha bulla. Nos la pasamos metiendo ruido a nuestro sistema. Por no solo por los oídos; también hay ruido visual y ruido espiritual por todas partes, y son los que más consumimos.

Estamos inmersos en continuos escándalos porque no soportamos el silencio. Nos aterra, nos aburre, nos causa miedo.

Hagamos silencio para escuchar en ese vacío de ruido a Dios, quien nos está esperando en el fondo de nuestro corazón

Hacer silencio significaría estar a solas con nosotros mismos, y eso puede resultar insoportable para quienes no se consideran a gusto con lo que son, o con lo que se han convertido. Pero el Señor nos dice hoy, eres mi hijo amado, y te acepto como eres.

Si Dios mismo nos está abriendo su puerta con Amor, ¿por qué nos sentimos mal al estar frente a frente con nuestro ser íntimo?

La propuesta de Dios, pues, resulta retadora. Que hagamos silencio, que dejemos de oír tanta música, leer tantos chats, ver tanta televisión, buscar estar siempre al lado de alguien, o haciendo algo…

…Nos dice Dios: haz una pausa, cállate y no te estimules con tantos estímulos que hay a tu alrededor. Simplemente detente y escucha el silencio.

Aunque resulte imposible a veces, el ejercicio nos pondrá en contacto con quienes somos realmente y ahí estará Dios.

Será un gozo que no necesitará drogas, alcohol, música de ningún tipo, chistes o palabras diversas que oímos o qué decimos.

En la ausencia de ruido solo quedamos Dios y yo. ¡Qué belleza!

¡Ánimo!

 

Artículo anterior

Situación en albergues: "¡Un grito que clama al cielo!", dice Monseñor Ulloa

Siguiente artículo

Campaña Cuaresmal #1: Fe sincera, esperanza viva y caridad operante