ActualidadDiócesisSantiago

Hermanas Lauritas dedicadas a servir

Las hermanitas Lauritas del Centro Misionero de Santa Laura Montoya, ubicado en Alto Ortiga en Santa Fe, pertenecen a la Congregación de Misioneras de María Inmaculada y Santa Catalina de Sena, llevan 20 años de presencia en Panamá, en regiones como Santa Fe en la Diócesis de Santiago.

Su trabajo pastoral esta enfocado a lugares de díficil acceso. Desde hace 20 años llevan la Palabra a estas comunidades, donde hasta hace unos 8 años no era posible llegar por carretera y sus caminos eran bastante accidentados.

Zonas de atención

Actualmente atienden 9 comunidades. Su trabajo está enfocado con niños, jóvenes, adultos mayores, mujeres y familias, llevando un mensaje de paz y amor. Ellas trabajan en Alto Piedra, Río Luis, Calovéborita, Calovébora, Río Grande, Llanita, Guabal y Río Piedra.

Ellas llegaron en el año de 1967 a Panamá y se encuentran ubicadas en la diócesis de Santiago, en el Vicariato Apostólico de Darién en Sambú y en Balmoral en Burunga-Arraiján en Panamá Oeste, Pedregal, en Panamá y hay otras en Changuinola.

Programas que atienden

Las religiosas comparten su proyección misionera a través del contacto personal que hacen las hermanas con la realidad de la población y programan la labor pastoral familiar, mujer, social, profética, juvenil, de la salud indígena,

litúrgica y sacramental. Además hay acompañamiento de los Delegados de la Palabra, que son líderes comprometidos en la transformación humana, social y cristiana de las comunidades, respetando los valores culturales y autóctonos. También en la Pastoral en las comunidades del campo, en los procesos de evangelización, particularmente en la celebración dominical de la Palabra de Dios.

También cuentan con programas de promoción humana que promueve diferentes formas de organización y promoción, como medios de concientización y educación cristiana liberadora, entre los cuales podemos contar: Promoción de la mujer, Alfabetización y Educación de adultos.

Sobre el centro

El centro misionero también funciona como escuela de adultos. Ahí se recibe a jóvenes de comunidades distantes y que no han terminado su bachillerato. Actualmente reciben la formación en bachillerato en Letras (una extensión del Colegio Laboral y Computacional Santa María, ubicado en Santiago, barriada el Paraíso). Principalmente atiende a personas adultas que no terminaron sus estudios.

De acuerdo con la hermanita, Morelia Chavarría, la atención a la comunidad es prioridad, han logrado impactar la vida de las personas con la palabra. Nunca superar a la gente ni con detalles lujosos en las casas porque según el ejemplo de la Madre Laura Montoya eso ahuyenta a la gente.

Artículo anterior

Almirante necesita mayor atención de misioneros evangelizadores

Siguiente artículo

Padre Justino un constructor de sueños