Actualidad

Iglesia apela a la solidaridad hacia migrantes varados en Puerto Obaldía

Desde inicios del mes de febrero migrantes de diferentes nacionalidades se encuentran varados en Puerto Obaldía, comarca Guna Yala.

De los más de 700 migrantes que han ingresado a este poblado, la mayoría son cubanos, quienes van en búsqueda del llamado sueño americano a pesar del desmantelamiento de la política de Pies Secos/Pies Mojados en Estados Unidos. Entre ellos se encuentran ocho mujeres embarazadas. La Iglesia en ese acompañamiento observa y busca metodologías para apoyar y aportar, recordando las palabras expresadas por el papa Francisco en el prólogo del volumen, “Luces en los caminos de la esperanza”, en el que manifiesta que “Al igual que la historia humana, la historia de la salvación ha estado marcada por itinerarios de diferentes tipos: migraciones, exilios, escapes, éxodos-, y todos de igual modo, motivados por la esperanza de un futuro mejor en otro lugar”.

El obispo de la diócesis de Colón – Kuna Yala, Monseñor Manuel Ochogavía Barahona, informó que la iglesia Católica efectúa en estos momentos mesas de trabajo interdiocesanas en las que participan la diócesis de Colón – Kuna Yala, el Vicariato Apostólico de Darién, la Arquidiócesis de Panamá, al igual  que la Comisión de Justicia y Paz y la Pastoral de Movilidad Humana que for-man parte del Consejo de Pastoral Social.

El prelado reconoció que Panamá es una nación abierta, de acogida, por lo que no se puede dejar de lado esta situación que realmente “nos afecta directamente a todos como panameños”.

Apeló a nuestras muestras de solidaridad puesto que estas personas están en condiciones de mucha necesidad.

Igualmente solicitó que se le pueda garantizar a los migrantes el derecho al tránsito, que es un derecho internacional y un derecho humano, reconocido por la Organización de las Naciones Unidas y que se les respete a su vez, su condición humana tanto a nivel de seguridad, de alimentación y salud.

“Queremos pedirle a todos, sobre todo a las instituciones del Estado involucradas en el tema del flujo migratorio, ese servicio de apoyo y que se garantice a los migrantes el respeto a sus derechos, y que puedan salir hacia donde ellos quieren llegar que sabemos es camino a los Estados Unidos”, agregó.

Artículo anterior

Una Iglesia que camina en la esperanza

Siguiente artículo

Feligresía de Sabanitas activa y comprometida por más de 40 años