Portada

Iglesia aporta al crecimiento y emprendimiento de comunidades

En medio de las necesidades apremiantes que existen actualmente, la Iglesia Católica a través de la Pastoral Social Cáritas Arquidiocesana desarrolla proyectos valiosos que han sido el empuje para que tanto jóvenes, mujeres, privadas de libertad y adultos mayores puedan encontrar las herramientas para salir adelante en medio de dificultades económicas mediante su formación en cursos y talleres. 

Denia Manguelis, Asistente de la Dirección de Pastoral Social Cáritas, destacó que, anualmente se desarrollan diversos cursos y talleres para apoyar a las comunidades parroquiales sobre todo en aquellas áreas donde es necesario ofrecer alternativas para el fortalecimiento de sus necesidades. Parte de esta oferta lo son los cursos de: cocina, decoración de tejas, porcelana fría, diseño y confección de nacimientos en papel reciclado, tembleques, costura (diseño de camisolas típicas), por mencionar algunos. 

Gran parte de la población que participa en estos cursos son madres y mujeres solteras que se encuentran solas en casa, sin nada que hacer, otras por razones de no contar con un trabajo, en algunos estos cursos sirven como motivación para superar depresiones y situaciones emocionales, por casos de enfermedad. 

Manguelis resaltó el caso de una joven de nacionalidad venezolana que no tenía los recursos, que se encontraba sin posibilidades incluso de vivienda entre otras cosas, aprendió el curso de cocina que le ayudó a poder hacer dulces para la venta, con esto se apoya en situación económica. 

Más que una herramienta y una técnica, con estos cursos se les de- vuelve la dignidad a las personas, les permite reconocer que tienen la oportunidad de continuar. Los adultos mayores son personas que muchas veces son menospreciadas, pero el Papa Francisco invita a ver a estas como esa memoria esa reserva de experiencia y de compañía para todos dentro de la iglesia, explica Manguelis. 

Cursos y Talleres 

En la parroquia Nuestra Señora María Auxiliadora en Chilibrillo se dicta el curso de tembleques, cuya facilitadora es la profesora Cecilia Osorio de Caes. Comenta que son 30 mujeres y adolescentes que se anotaron para tomar este curso, lo que representa para muchas de ellas una oportunidad de emprender, creando y confeccionando tembleques con sus propias manos desde sus hogares. 

La Casa de Retiro Monte Alverna, es la sede para los cursos de cocina que se han estado realizando dentro del marco de la gestión social que este centro ejecuta en coordinación con la Pastoral Social Cáritas de la Arquidiócesis, dada la importancia del compartir, interactuar y atendernos como miembros de una iglesia, asegura Marcos Martínez, Chef y administrador de este centro. 

Destaca Martínez, que esta casa de retiro busca realizar experiencias de comunión con la iglesia donde todos puedan ser parte de cursos para no sólo adquirir una experiencia dada a través de un curso, sino socializar e interactuar como miembros de grupo o movimientos de una parroquia. 

En la parroquia Santa María del Camino en la Ciudad Radial, Juan Díaz, se dicta el taller de confección de Camisolas Típicas, con lo cual se ofrece una herramienta para que las mujeres salgan de la monotonía y desarrollen una nueva manera de adquirir ingresos para su sustento. 

Cómo puedes participar? 

Para poder participar en estos cursos, las parroquias se organizan mediante un listado de posibles interesados(as), tomando en cuenta el tipo de taller o curso y notifican a la Pastoral Social Cáritas de la Arquidiócesis para que pueda coordinar el desarrollo de los mismos. 

Con los cursos no sólo reciben una herramienta, sino que además se les brinda un seguimiento y parte de esto permite incluso futuros facilitadores que pueden dar estos cursos replicando lo aprendido a otros. 

Aquí hay un valor agregado que permite incluso el encuentro con la fe, caminar en la iglesia, experiencias valiosas que permiten en jóvenes y adultos transformar sus vidas y mejorar su situación emocional en el hogar, cambia la perspectiva o visión de la vida en sus casas, lo que transforma espiritual y emocionalmente a todos, incluso a quienes fiscalizan el desarrollo de estos tomando en cuenta la necesidad de la población que lo solicita además de ser realizados por la iglesia católica que tiene total apoyo en ese sentido. 

Cursos transforman la vida de participantes 

Son importantes los testimonios de quienes han experimientado estas formaciones que permiten ese encuentro con Cristo. 

La profesora Cecilia Osorio de Cáes, vivio la experiencia de tomar un curso de tembleques, con el pasar de esta experiencia ha perfeccionado la técnica e incluso crea- do diseños diferentes y todo esto le sirvió para ser invitada a dar las clases como facilitadora. 

Esta experiencia transformó su familia, su hogar y le dio una valiosa herramienta de emprendimiento en algo que nunca pensó que podría aprender. 

Jenifer Valdés tiene 45 años, a raíz de un primer curso de cocina, el Chef pidió el apoyo para participar como voluntaria 

para apoyar, en esta ocasión con las niñas del Hogar Divina Gracia. A ella la encontramos en la Casa de Retiro Monte Alverna, donde apoyaba en la preparación de las meriendas e incluso asistir a participantes del curso de cocina. 

“Con adultos es un poco más fácil prestar atención, pero con las niñas hemos vis- to que podemos motivarlas para en medio del trabajo de equipo se da un compartir sano”, explica. 

En su primer día como voluntaria nos encontramos a Nadia Ceballos, ella tiene 53 años y asegura que, la idea de apoyar le nació por su gusto por la cocina. “Al estar como voluntaria puedo transmitir mis conocimientos, conocer nuevas personas y saber que hay personas que nos gusta cocinar y que tenemos esta oportunidad de interactuar con otras personas”, explicó. Por su parte, Angélica Flores destaca que, darse a los demás a través de estos cursos como voluntaria es una oportunidad de crecimiento donde todos aprenden y todos logran compartir en familia como hermanos. La Hermana Rocío Sinchiguán, encargada de acompañar a las niñas del Hogar Divina Gracia -en este curso de cocina que actualmente se está impartiendo el la Casa de Retiros Monte alverna- asegura que es gratifcante verlas adquirir nuevas experiencias, donde a pesar de las diferencias, el trabajo se hace con amor, en equipo, com- prendiendo y ayudándose mutuamente para servir a los demás desde la cocina. 

Artículo anterior

Comunicado de la Conferencia Episcopal Panameña (C.E.P.)

Siguiente artículo

Nuevas ordenaciones en el Vicariato