DiócesisSantiago

Iglesia en salida motiva a jóvenes a servir

Los jóvenes de la pastoral juvenil de la cuasiparroquia San ta Rosa de Lima, ubicada en El Espino de Veraguas, motivados por salir de sus estructuras y ser parte de esa iglesia en salida, a la que se refiere el Papa Francisco en algunos de sus discursos, visitaron en el centro social Nutre Hogar en Santiago de Veraguas, obra social que fue fundada en nuestro país por Monseñor Rómulo Emiliano.

Estos jóvenes llegaron desde tempranas horas de la mañana del 6 de julio al centro; fueron recibidos y atendidos por Milagros Barría, encargada de la atención a los niños de este patronato. Su deseo era apoyar en la atención, compartir y hacer reír a estos niños que permanecen en este centro por diversas razones.

Daniela García, encargada del grupo de jóvenes, resaltó su alegría por ver a una juventud motivada, que salió de su comodidad para darse a los demás.

En el hogar todo el personal que allí trabaja apoya para que se de la mejor atención, comprensión y cuidado a los niños que llegan por diversas situaciones para recuperar una mejor condición alimenticia para su bienestar y salud.

El Padre Higuinio Rodríguez, párroco de esta cuasiparroquia, destacó que la pastoral juvenil busca revitalizar los procesos e impulsar a los jóvenes para que sean protagonistas del ahora de la iglesia, promoviendo la entre- ga y servicio por los demás.

Este grupo tiene como asesores a Carlos Guillermo Cuevas y su esposa Asunción Aidé de Cuevas, quienes son parte activa de la iglesia, se han comprometido y creado una opción para la juventud de esta cuasiparroquia.

Guiados por la pastoral juvenil latinoamericana los esposos Cuevas asesoran, acompañan y brindan a los jóvenes, ese testimonio para que a través de estas experiencias conozcan la realidad que hay inmersa en la diócesis.

Importante

Nutre Hogar, recibe niños que tienen deficiencia alimenticia, sus cuidados permiten que después de haberse recuperado vuelvan a sus hogares junto a sus padres y puedan tener una actividad normal. En algunos casos la desnutrición en los niños no les permite alcanzar el tamaño debido, ni tener una salud conforme a su edad.

Las donaciones y colaboración de las empresas permiten el sostenimiento de este centro. Además del apoyo desinteresado de personas, como estos jóvenes de la cuasiparroquia Santa Rosa de Lima, que brindan parte de su tiempo para ayudar y atender a los niños.

Los niños son el futuro y pronto podrán ser el ahora de la iglesia, ese relevo que hoy necesitan nuestras comunidades.

Artículo anterior

“Me han predicado más a mí que yo a ellos”

Siguiente artículo

Una labor social que cultiva valores