ActualidadDiócesisPenonoméUncategorized

Iglesia histórica de Natá sometida a restauración

Las filtraciones; excremento de palomas y palominos; el mal sistema eléctrico y la falta de pintura son algunos de los problemas que ha enfrentado la estructura de la iglesia Santiago Apóstol, de la histórica ciudad de Natá de los Caballeros.

Estos trabajos están siendo supervisados por la Fundación Natá de los Caballeros Siglo XXI, en conjunto con la ingeniera Yixuribeth Ramos, oriunda de esta tierra, y el restaurador Germán Pérez.

Trabajos en proceso

Trabajos en proceso Resalta Libertad Segura, tesorera de la Fundación, que los trabajos iniciaron el pasado 22 de abril con el objetivo de quitar las manchas y hongos existentes en el techo interno, siendo una de las labores con mayor dificultad y riesgo. Son 4 cuerpos de andamios, una persona por cada uno para avanzar con mayor rapidez. Además, se llevó a cabo el proceso de lijado y aplicación de pentadria (producto que sirve para ahuyentar insectos en la madera), en todo el techo.

También se realizó la remoción y restauración de los portones frontales del templo, se les lijaron los marcos para reparar los de menor afectación, y cambiar piezas afectadas. La madera fue curada para proteger contra la polilla y comején. Una vez concluido este proceso se cambiaron los tablones frontales.

A lo interno del templo la pila bautismal fue reforzada en uno de sus extremos, pues se encontraba totalmente floja; se picó  a pared alrededor de la madera para apernar y poder rellenar con mezcla. Toda la madera fue lijada, luego curada y al igual que las ventanas, se le aplica el proceso de sellado para dar el acabado final.

Alguno trabajos realizados en el templo cuentan con garantía como el mantenimiento de ventanas y puertas auxiliares que tienen un año de respaldo siempre y cuando el daño sea en la pintura, no generado por manipulación, otros trabajos realizados, ni por inclemencias del tiempo.

La confección de la escalera al igual que los portones frontales contarán con un año de garantía, siempre y cuando no sea manipulada ni golpeada por trabajos en ella o sus alrededores.

Al piso se le aplicó sellador. A la madera vertical del techo que es apoyo de maderos horizontales y que tiene polilla se le aplicaron paliativos externamente, pero en menos de 5 años a sugerencia de Segura debe ser reemplazo en su totalidad.

Artículo anterior

Urge Pastoral de Comunicación en las parroquias

Siguiente artículo

Santa María la Antigua