ActualidadDiócesisPanamá

Iglesia se hace presente en los hospitales

Recientemente asumió como capellán del Hospital Santo Tomás, y Hospital del Niño, el padre Salomón Muñoz, quien junto a un grupo de voluntarios realizan una noble y sacrificada labor en el acompañamiento a pacientes.

Resalta el padre Muñoz que el acompañamiento permite ver a Cristo en el enfermo. “Es el Evangelio: estaba enfermo y me visitaste; con sed y me diste de beber; encarcelado y me visitaste”, explica el padre, quien desde las 4 de la mañana hace recorridos por las salas donde están los pacientes para orar con ellos y escucharlos con mayor calma.

En este voluntariado también participa Celedonio Urrutia Jiménez. Inició en este acompañamiento a los 66 años. Todo comenzó con su experiencia personal, siendo hospitalizado un 27 de agosto de 2014, luego de tres infartos, y con un diagnóstico catastrófico: cardiopatía isquémica.

“Tenía un corazón de un hombre de 100 años, luego de un cateterismo y con una operación a corazón abierto, pase 33 días y estuve en 7 salas hospitalizado. A pesar de todo, esto logré salir adelante”, explica.

Fueron estas experiencias y el percatarse de las dificiles situaciones que pasaban algunos enfermos con el abandono de sus familiares y amistades, lo que le provocó la necesidad de ser parte de la diferencia, de ser uno de aquellos que ceden parte de su tiempo para acompañar y solidarizarse con otras personas que asi lo necesiten.

En el hospital las eucaristías son los martes, miércoles y jueves a las 6:15 de la mañana en el edificio de Maternidad.

Los viernes la misa es en la consulta externa a las 9:00 a.m. y los sábados acude uno de los cuatro grupos de voluntarios, denominados Grupos de Atención Espiritual (GAE) para acompañar a los pacientes. Entre tanto, los domingos las misas son a las 9:30 a.m. en el Hospital Santo Tomás y 10:45 a.m. en el Hospital del Niño.

Durante sus recorridos diarios, el padre Muñoz administra el sacramento de unción de los enfermos, sobre todo a aquellos pacientes que se encuentran más graves, y también confiesa. Nos cuenta que en este caminar ha atendido a pacientes católicos e incluso hermanos de otras denominaciones cristianas con quienes ha orado y meditado la Palabra también.

La Carta Apostólica Salvificil Doloris de Juan Pablo II es uno de los documentos usados en estas formaciones de los voluntarios y cuerpo médico.

Del 17 al 19 de septiembre celebrarán la Solemnidad de Santo Tomás de Villanueva patrono de este hospital y su fiesta patronal será el 20 de septiembre.

El padre Salomón Muñoz concluye que debemos ser más conscientes de la realidad de los hermanos enfermos, “ver en el enfermo a un Cristo sufriente; con ello el evangelio se hace vida en nuestras vidas”.

Artículo anterior

Jesús toca la puerta de nuestro corazón cada día con su Palabra

Siguiente artículo

Dios sigue hablando al ser humano