CulturaVariedad

Inaugurado Centro de Formación Digital

Promotor turístico, atención al cliente, mecánica, alimentos, centro de llamadas, asesor de belleza, informática y construcción son algunas de las áreas en las que estos adolescentes en riesgo social y en conflicto con la ley penal, se especializan,   desde que abrió sus puertas el Centro de Formación Digital José Sánchez del Rio.

Este espacio de formación funciona en las instalaciones del Centro de Orientación y Atención Integral San Juan Pablo II, gracias al convenio establecido entre la Arquidiócesis de Panamá y la Fundación Jesús Luz de Oportunidades.

Carlos Neira, psicólogo de la Fundación Jesús Luz de Oportunidades afirma que con el aporte financiero de la Unión Europea ha sido posible iniciar el proyecto Oportunia. “Se habilitó un espacio con diez computadoras para que los jóvenes que vienen al centro puedan incursionar en el programa educativo de la Fundación Carlos Slim, aprenden

en línea sobre oficios y ocupaciones técnicas operativas para contribuir al desarrollo de sus competencias productivas”, afirmó.

Agregó que tanto los chicos como las chicas que participan en los cursos digitales reciben al mismo tiempo educación básica. “Por diferentes razones no la habían culminado y aquí les acompañamos para que logren esa meta, estudiando por módulos” dijo Neira.

Algunos de los participantes no habían tenido la oportunidad de tocar una computadora ni mucho menos manejarla.

Necesitamos jóvenes de bien para la sociedad.

Ariel López, director del Centro San Juan Pablo II señala que es muy importante que los jóvenes que han decidido dejar las pandillas puedan resocializar, “estamos enfocados en el proyecto para que esto sea posible, ellos pueden sentirse productivos. Si se forman podrán conseguir un trabajo digno”.

López manifiesta que el proyecto Oportunia contribuirá a la protección y promoción de los Derechos Humanos de los menores en conflicto con la ley de los Centros de privación de libertad; menores víctimas de la violencia juvenil; menores sujetos a medida cautelar; y menores en riesgo social.

Cabe destacar que desde hace algunos meses la Fundación Jesús Luz de Oportunidades apoya al centro San Juan Pablo II con ofertas laborales para aquellas personas que han culminado el proceso de rehabilitación, por su adicción a las drogas o con otras dependencias. Hoy en día tienen varias personas trabajando en reconocidas empresas y en proyectos de autogestión.

Artículo anterior

Creer en Dios sin ser religioso

Siguiente artículo

Las crisis como llamada espiritual