DavidDiócesis

Indígenas: Riqueza en sabiduría

Fray Higinio Barría, tiene 33 años, es párroco en la Parroquia San José en Tolé, Chiriquí desde hace cuatros años realiza su trabajo pastoral en esta comunidad de donde es originario.

Estar en su pueblo ahora como sacerdote le ha permitido ver las cosas desde otra perspectiva y acercarse a su pueblo para guiarlos debidamente.

Nos cuenta que se ordenó sacerdote el 4 de diciembre de 2010, trabajó 4 años en Penonomé, desde octubre del 2014 llegó a Tolé una parroquia mixta con ambas reaLidades, campesinos e indígenas, además de poseer una pobreza material innumerable y la ausencia de formación. Aquí encontró necesario instruir sobre el valor de la familia entre otros temas.

“Cuando hablo con la gente en Tolé, encuentro que hace falta formación y que necesitan instruirse mucho para que aprovechen los bienes que Dios les dio entre ellos la familia y cuidar mucho de no dejarse llevar por las corrientes externas del mundo afuera”, dijo Fray Higinio.

“Muchas veces ha sido un reto muy particular, pero es interesante conocer a los indígenas y compartir con ellos, entender sus diferencias y ayudarlos a unificarse para ser un solo pueblo que camina en la fe”, expresó.

“Me ha impactado mucho el espíritu de lucha que tienen los indígenas y la marcada diferencia que hay con el campesino hacia estos que luchan para seguir adelante, entre tanto el campesino no muestra ese interés en las realidades de sus hermanos indígenas, el campe-sino sigue luchando para surgir”, explicó.

Si miramos con detenimiento el indígena tiene más valor porque hay una riqueza cultural distinta a a riqueza material.

“En el proyecto de Cristo la tarea con los indígenas no es cambiar lo que ellos tienen, sino impulsarlos y hacer posible que el proyecto de Jesús sea humano para todos por igual”, aclaró Fray Higinio.

“Tenemos que anunciar a Cristo en la realidad que tienen los pueblos indígenas hacer que se sientan parte de la fe en la iglesia. Los indígenas son vistos como personas que no tienen riqueza. Pero lo que no sabe la gente es que la riqueza de los indígenas está en su trabajo por la tierra. Su valor por la cultura y el apego hacia el cuidado de la realidad que viven diariamente”, expresó Fray Higinio.

Fray Higinio nos dice que, hay que ver la realidad social que los indígenas tomen parte en la sociedad para difundir su cultura y no perderse en el camino, olvidarse de sus raíces que acaben con su cultura. Los jóvenes tienen que ser orientados propiamente para lograr entender el paso de la tecnología y como esto les permite usarla para bienestar de todos.

“Revivir estas historias entre los indígenas donde los abuelos narraban vivencias y que ya poco se conservan. Estas tradiciones de su gente de su cultura, tenemos que preservarlas para que haya un equilibrio para que los jóvenes puedan dedicarse a las tareas de enfrentar la realidad que viven”, indicó Fray Higinio.

“Hay que cosechar lo que otros dejaron, pero también seguir sembrando para que otros logren cosechar, trabajar para que hayan proyectos que quede a la comunidad, seguir luchando por el bienestar de las comunidades en el camino de la fe”, puntualizó.

Artículo anterior

Darién: Una iglesia con rostro indígena

Siguiente artículo

Listos para recibir símbolos de la JMJ