Colón – Kuna YalaDiócesis

Jornada diocesana Juvenil en Colón mediante las redes

La juventud de la diócesis de Colón y Kuna Yala celebró  la Jornada Diocesana Juvenil, bajo el lema “Somos luz del mundo y sal de la tierra”, esta vez de manera virtual, a través de las redes sociales (Facebook, YouTube e Instagram).

Yoel E. González N.

El evento contó con la participación de los dirigentes juveniles Isarey García y Jean Paul Campbell , acompañados por el padre Narciso Abrego, asesor de la Pastoral Juvenil, quien se encargó de la oración inicial e instó a los jóvenes a seguir unidos en sus comunidades.

Estuvo presente, en el encuentro, una representación de 5 jóvenes de la zona, de la comunidad Juvenil Hijos del Corazón Inmaculado de María “HCIM”, quienes hicieron un acto de Mimos.

De igual manera, los jóvenes de la Zona 1: representados por 2 integrantes del Movimiento Porto Universal EJE, cantaron y en la Zona 2 del Grupo Juvenil Siervos de Luz hicieron el acto intermedio vía YouTube.

El Grupo Juvenil “Jóvenes con el pan de vida” estuvo a cargo de la apertura.

El joven Lucas Cortes se encargó de dar el tema central sobre “Cómo los jóvenes pueden ser luz y sal para la tierra”. “No basta con pertenecer a un grupo juvenil, eso es bueno, pero tienen ustedes una tarea enorme ser luz y sal para que otros también reciban a Cristo, no descuiden esa tarea, un compromiso que como católicos poseen”, afirmó.

Los jóvenes compartieron dinámicas y juegos con los de la zona 5 que estuvieron presentes, como único público en el programa.

La Jornada Diocesana Juvenil cerró con la exposición del Santísimo. Momento que el Obispo de la Diócesis de Colón, Monseñor Manuel Ochogavía Barahona, aprovechó para invitar a los jóvenes a seguir siendo testimonio vivo de la iglesia y de sus comunidades, “sal y luz” de sus respectivas zonas diocesanas.

DINAMISMO. Un evento lleno de la energia juvenil, que todo lo espera y todo se lo propone.

Artículo anterior

Pastoral Educativa reinicia reuniones presenciales en Chitré

Siguiente artículo

Cómo y cuándo los apegos pueden dañar su vida