Espiritualidad

Jóvenes afianzan su carisma agustiniano

Alrededor de 170 jóvenes decidieron romper barreras, ellos representan a las casas de la familia agustiniana y se dieron cita en la parroquia Santa María La Antigua, Arquidiócesis de Panamá durante el VIII Encuentro Nacional Juvenil Agustiniano.

El encuentro que se realizó del 30 de agosto al 1 de septiembre desarrolló una serie de actividades entre las que destacan, talleres y dinámicas que los llevaron a conocerse, aceptarse y valorarse como jóvenes miembros de la familia agustiniana.

Yaravis Garzón, encargada de talleres destacó la rápida integración de los jóvenes. “Han tenido momentos de reflexión y meditación, un encuentro que les ha permitió ahondar en el conocimiento del carisma de San Agustín” explicó.

Sor Keivis Del Carmen Pérez Mendoza, religiosa agustina llegó desde Chitré junto a 35 jóvenes más, entre ellas tres religiosas,y aprovecharon este intercambio de experiencias para compartir con sus similares el carisma agustiniano.

Fray Roger Iván Guerra, encargado de la organización de este encuentro resaltó que “este octavo encuentro conmemora ese anhelo de frailes y laicos agustinos por fortalecer la identidad agustiniana en los jóvenes miembros de nuestras casas”.

Dijo que el encuentro busca esa mejor relación espiritual y vida comunitaria complementarias de tal manera que los jóvenes de nuestras comunidades evalúen su proyecto pastoral, sus aportes son importantes. “Es la oportunidad que tienen para compartir entre ellos y vivir experiencias confortantes”, comentó.

Frutos del trabajo pastoral

La comunidad agustiniana trabaja las virtudes de los jóvenes cristianos, identificando particularmente las de aquellos que pueden renunciar a los bienes y placeres de este mundo para seguir a Cristo sin condiciones, a través de la pastoral vocacional.

Esta comunidad religiosa ha sido bendecida con muchas vocaciones y para Fray Roger esto tiene que ver con el trabajo de la pastoral vocacional. “Muchos jóvenes han entrado al seminario gracias al acompañamiento de la pastoral vocacional desde que muestran interés por la vida religiosa.” reveló.

Reflexiones

Monseñor Manuel Ochogavía Barahona, Obispo de la Diócesis de Colón-Kuna Yala, celebró la misa de clausura. En su homilía exhortó a los jóvenes a ubicarse desde los espacios que poseen para seguir trabajando y descubriendo el camino de Dios.

“Ustedes tienen una responsabilidad muy grande”, dijo Monseñor Ochogavía y les animó a tener sueños grandes, a no dejarse “achicar” por nadie, y a ser testigos de Dios en la iglesia donde estén”, resaltó el obispo de Colón y Kuna Yala.

Artículo anterior

El sufrimiento no es castigo

Siguiente artículo

Aliméntate bien y evita la obesidad