Colón – Kuna YalaDiócesis

Juventud colonense comprometida con la acción pastoral

El trabajo no ha cesado y su mejor herramienta ha sido la tecnología, y guardando la medidas de bioseguridad mantienen su presencia y acompañan pastoralmente.

Yoel E. González N.

La pandemia del COVID-19 motivó a muchos grupos pastorales, en la iglesia diocesana de Colón, a renovarse y reincorporarse a las acciones pastorales que se realizaban antes y ahora le imprimen un nuevo enfoque.

Eyvis Pascual es coordinadora de Acogida en la parroquia Niño Jesús de Praga, ubicada en Buena Vista, corrobora que el esfuerzo es mayor precisamente porque aun en pandemia estuvieron activos, y su mejor aliado fueron las plataformas virtuales, para compartir ese mensaje de esperanza y de fe.

CAMINO. Las distancias no impiden llevar esperanza allá donde sea más necesario.

Afán de servir

Para estimular la participación de los jóvenes desarrollaron concursos virtuales donde se aplicaron conocimientos Bíblicos. También se involucraron en actividades dirigidas a la bioseguridad del templo, para ayudar en las medidas exigidas por las autoridades sanitarias.

“En este tiempo realizamos labor social en compañía de nuestro párroco, el padre Carlos Rodríguez. Entregamos bolsas de comidas a personas que lo necesitan y seguimos unidos en oración por nuestra comunidad parroquial”, enfatizó Eyvis Pascual.

Asimismo señaló que los jóvenes han realizado misiones en la Costa Abajo de Colón y un grupo de mujeres se encargaron de visitar y orar con una familia que apoya en la comunidad de Boquerón Arriba.

La participación no ha sido tan numerosa como antes, señala Eyvis, sin embargo, no es motivo para detenerse, entiende que, si en su caminar hay que darle ese impulso a los jóvenes, así lo harán.

Los coordinadores parroquiales, junto con el delegado parroquial diocesano de la pastoral juvenil y los dos coordinadores de los grupos juveniles, se han esforzado para seguir incentivando a todos los grupos y movimientos de la parroquia a mantener activa su misión pastoral.

ACTITUD. Darse a los demás en cada misión desarrollada.

Pascual reconoce que su párroco les ha enseñado que no importa la cantidad de jóvenes que haya en los grupos, sino la calidad de quienes están presentes haciendo vivo el evangelio en su actuar. “Esa visión les ha permitido encontrarse y unirse a Dios para servir a su iglesia”, comentó.

Durante la pandemia, el grupo Acogida, JESAD y Kerigma se unieron para formar una sola comunidad juvenil, y así fortalecer el trabajo pastoral e integrar a otros jóvenes que no pertenecían a ningún equipo.

A corto plazo

Las tareas seguirán siendo muchas, pero apoyar en la labor social de la parroquia en estos momentos es vital, asegura la joven dirigente, tras agregar que en el mes de agosto desarrollarán una actividad para conmemorar el mes de la juventud y en octubre mes de las misiones, tienen contemplado ir a misionar y así fortalecer esos lazos de hermandad parroquial.  “La tarea es motivar a otros jóvenes a integrarse afirmó.

Confianza de su párroco y apoyo de sus líderes es lo que tienen estos jóvenes.

A largo plazo

La organización, rumbo a la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) Lisboa 2023, no ha parado en este tiempo, están enfocados trabajando las metas para que todos puedan vivir esta experiencia que los dejó marcados en el 2019, cuando se llevó a cabo en Panamá. 

“Queremos lograr vivir una nueva aventura juvenil JMJ, y esta vez nuestro destino es Portugal, es hora, es tiempo de conectarse con Cristo y los jóvenes de la parroquia Niño Jesús de Praga ya estamos conectados”, puntualizó Pascual.

Artículo anterior

¿Qué podemos hacer los jóvenes ante la crisis demográfica?

Siguiente artículo

Papa Francisco: La certeza de ser escuchados