Prelatura de Bocas del Toro

Kankintú sigue activa y cumpliendo sus metas

Al igual que el reso del país, Kankintú ha sufrido los embates de la pandemia. Al principio hubo que clausurar actividades, pero ahora se ha reactivado pastoralmente.

Yoel E. González Núñez

Durante este tiempo de pandemia, la región de Kankintú en la Prelatura de Bocas del Toro, al igual que el resto del país, también ha sido afectada, particularmente en los meses de junio y julio. Esta realidad obligó a clausurar las actividades que se realizaban en la parroquia San Agustín y en las comunidades aledañas.

MISIÓN. Esperan poder volver a los pueblos apartados.

El padre Nelson Tiusaba Torres, encargado de esta parroquia, recordó que en este tiempo hubo que acogerse al confinamiento, pero sin dejar de atender celebrar misas. Para esto, la parroquia se valió de la tecnología. Las celebraciones fueron transmitidas en la página web de la párroquia, aunque ciertamente con algunas interrucciones debido a problemas con el internet.

Un equipo hace posible que en esta región de la comarca indígena de Ngäbe-Buglé, se mantenga activa la labor pastoral. Están guiados y acompañados por Fray Nelson Tiusaba Torres, Fray Bolívar Sosa, director del colegio San Agustín de Kankintú, y Fray Édgar Sáenz, con un año de experiencia pastoral.

En el mes de agosto del 2020 reiniciaron las visitas de manera personalizada, tomando en cuenta las medidas de bioseguridad, informó el padre Nelson, tras explicar que han asumido los servicios que hacían las ministras de la comunión, debido a su edad. “No pudieron seguir atendiendo y esta tarea la asumimos los sacerdotes en esta región”, dijo.

Explicó que visitan a doce enfermos de la región de Kankintú desde el mes de agosto, y desde el mes de septiembre atienden a ocho que están dispersos en comunidades aledañas, los días domingo.

No ha sido sencillo atender las comunidades, y su mejor aliado ha valido de la tecnología.

El grupo juvenil y los catequistas que están en cada comunidad se volvieron a reunir a mediados de noviembre en la comunidad de Coronte. En total fueron 12 jóvenes participaron en la Eucaristía, y luego hubo un compartir de la Palabra de Dios. Hasta el momento no se han coordinado más actividades por recomendaciones de las autoridades de salud, comentó el religioso agustino recoleto.

EUCARISTÍA. Se han celebrado con distanciamiento.

Las comunidades de la parte Buglé que son las más apartadas y están ubicadas al extremo de la parroquia. Son accesadas por Santa Fe (vía terrestre), Guabal y Alto Ortiga por el río, pero no han podido ser atendidas por los agustinos recoletos en Pandemia. Las Hermanas Lauritas acompañan pastoralmente  a estas apartadas comunidades.

El padre Nelson, que también aporta al trabajo pastoral en el colegio San Agustín, ahora se ha visto limitado por la pandemia. “No he sido posible seguir, pero cuando todo esto finalice y el Ministerio de Educación dé otra indicación se dará continuidad a la labor en este centro educativo”, aclaró.

Los religiosos confian que este año 2021 puedan reiniciar las activiades pastorales de manera presencial en más comunidades, siempre tomando las debidas medidas de seguridad que exige el Ministerio de Salud. “Agradecemos a todos sus oraciones y confiamos en Dios que podamos volver a reunirnos con las comunidades”, puntualizó el padre Nelson Tiusaba Torres.

Artículo anterior

Mujeres podrán acceder a los ministerios de Lectorado y Acolitado

Siguiente artículo

Don Bosco vive en el corazón de los panameños