Catequesis

Kerigma y catecumenado

Comisión Arquidiocesana de Catequesis

EL CATECUMENADO ES LA CATEQUESIS INTEGRAL QUE COMIENZA CON LA INICIACIÓN EN LA ESCUCHA DE LA PALABRA DE DIOS Y SE PROLONGA CUANTO SEA NECESARIO HASTA QUE MADURE LA CONVERSIÓN Y LA FE DEL CATECÚMENO.

En el contexto de una progresiva secularización del mundo contemporáneo, se hace necesario volver a las raíces. La palabra catecumenado procede del verbo griego «katejéin», que significa resonar, hacer sonar en los oídos y, por extensión, instruir, catequizar. Se llama catecúmeno al que está siendo instruido, catequizado; es decir, el que está siendo iniciado en la escucha de la Palabra de Dios. La definición de catequista tiene también el mismo significado: el que instruye en la Palabra al discípulo o catecúmeno.

«El catecumenado  hoy es una herencia de la misión apostólica del mismo jesús»

El catecumenado hoy es la herencia de un proceso de evangelización que se remonta a la misión apostólica y a la misión del mismo Jesús.  El concilio Vaticano II ordenó la restauración del catecumenado, en la Constitución Sacrosanctum Concilium sobre la Sagrada Liturgia (cf SC 64) y en la constitución Ad Gentes: “Iníciense, pues, los catecúmenos convenientemente en el misterio de la salvación, en el ejercicio de las costumbres evangélicas y en los ritos que han de celebrarse en los tiempos sucesivos; introdúzcanse en la vida de fe, de la liturgia y de la caridad del Pueblo de Dios»(AG 14).  El catecumenado no es una instrucción sobre dogmas y preceptos doctrinales, sino una formación vivencial, una especie de noviciado. Es un proceso de iniciación en la fe que se prolonga el tiempo que sea conveniente para que los discípulos se unan con Cristo, único Salvador y Maestro. Requiere que el candidato haya recibido antes el primer anuncio o kerigma durante el pre-catecumenado y que haya decidido gozosa y voluntariamente seguir a Cristo. 

El Vaticano II también ordenó la revisión del Ritual del Bautismo de Adultos teniendo en cuenta la restauración del catecumenado.  Para ello, La Congregación para el Culto Divino publicó el Ritual de la Iniciación Cristiana de Adultos (RICA), una aportación decisiva a la restauración actual del catecumenado.

LUCES. El catecumenado es la respuesta a la necesidad de hacer verdaderos discípulos de Cristo.

La catequesis de Jesús y de los doce apóstoles es fundamental en el desarrollo de las primeras comunidades y es modelo permanente para la catequesis de todos los tiempos. Hoy, el catecumenado presidido por primer anuncio, es la respuesta a la necesidad de hacer verdaderos discípulos de Cristo, con una fe creciente, madura y fructífera.

 

Artículo anterior

Obispos se unen al Papa y consagran Panamá al corazón de la Virgen María

Siguiente artículo

Cuarentena: reto de amor conyugal