ComunidadFamilia

La cafeína y los efectos en los niños

A la mayoría de los padres nunca se les ocurriría ofrecer a sus hijos una taza de café, pero es posible que les sirvan por costumbre refrescos que contienen cafeína. Hay alimentos y bebidas con cafeína por todas partes; por eso es conveniente reducir al máximo el consumo de esta sustancia,sobre todo en los niños más pequeños.

Existen cifras que indican que los niños en edad preescolar no deben ingerir más de 45 miligramos de cafeína al día.

¿Cómo afecta?

La cafeína, un estimulante que afecta por igual a los niños y a los adultos, es una sustancia que se produce de forma natural en las hojas y las semillas de muchas plantas. La cafeína también se puede fabricar de forma artificial y añadirse a algunos alimentos. La cafeína estimula el sistema nervioso central y, a dosis reducidas, hace que las personas se sientan más alerta y con más energía.

Tanto en los niños como en los adultos, un exceso de cafeína puede provocar inquietud y nerviosismo, molestias estomacales, dolores de cabeza, dificultad para concentrarse, dificultad para conciliar el sueño, aceleración del ritmo cardíaco, así como el incremento de la tensión arterial. Sobre todo en los niños pequeños, no es necesario tomar grandes cantidades de cafeína para que su consumo desencadene estos efectos.

A pesar de que los niños ingieren la mayor parte de la cafeína bebiendo refrescos, la cafeína también se encuentra en el café, el té, el chocolate, el helado de café o el yogur helado.

Es posible que algunos padres den a sus hijos té helado en vez de un refresco, creyendo que es mejor, pero la realidad es que el té helado puede contener tanto azúcar y tanta cafeína como un refresco.

Artículo anterior

Oratoria con temas alusivos al perdón, familia y la JMJ

Siguiente artículo

Obispos panameños piden al pueblo de Dios oración por el Sínodo