Actualidad

La comunidad de Nueva Esperanza se empeña en levantar un templo digno para Dios

En el 2019 fue erigida la Parroquia San Francisco Javier. Hoy su párroco, acompañado de la feligresía, se lanza a construir un templo digno para Dios.

Betzaida Toulier.

Tamales, rifas, y campaña de recaudación de bloques. El párroco Luis Anguila, junto a la feligresía de la nueva Parroquia San Francisco Javier, no escatima tiempo ni esfuerzo para recaudar los fondos necesarios y así construir un templo parroquial digno.

Desde que fue erigida como nueva parroquia, la comunidad parroquial se propuso construir un templo amplio con las condiciones necesarias para las celebraciones litúrgicas con su sacristía. La obra incluye oficinas parroquiales.

El padre Luis Anguila explica que se trata de una remodelación y ampliación estructural de la antigua capilla. Los costos alcanzan los 70 mil balboas.

OBRA. Ya iniciaron los trabajos de construcción, en los que están involucrados los propios residentes de la parroquia.

En esta gestión, el religioso de la Congregación de los Misioneros Javerianos de Yarumal está respaldado por una feligresía muy activa, tanto en lo pastoral como en lo social.

“Esta parroquia atiende a 11 capillas, entre ellas: Tataré, Condado Real, Colinas y Portales, Santa Isabel, Caminos de Omar, Cabra, Arnulfo Arias, Felipillo, Nueva Esperanza, Palo Alto y Pueblo Nuevo”, enumeró el sacerdote.

Un amplio grupo de pastorales están presentes y activas en la parroquia San Francisco Javier, entre las que destacan: pastoral de la salud, pastoral social, pastoral juvenil, y las distintas catequesis.

Actividades de recaudación

“Tamalada misionera” es una de las actividades más realizadas en la parroquia. Esto exige mucho trabajo de preparación desde la consecución de la materia prima hasta cocinar y envolverlo en hojas de tallo y de bijao. Su venta se hace al final de cada misa los domingos.

Las rifas y tómbolas conlleva toda una estrategia de venta. La feligresía se compromete a colocarlas entre sus familiares y amigos, y el sacerdote lo refuerza al anunciarlo en las celebraciones litúrgicas.

La Congregación de los Misioneros Javerianos de Yarumal atiende la parroquia San Francisco Javier.

“Gran Marcha del Bloque”, así definieron esta actividad que consiste en donar un bloque de cemento tan necesario e importante en la construcción de una obra.

Para animar a la feligresía se visita casa por casa. “Pedimos bloque de 4 y 6 pulgadas y hemos tenido una buena respuesta”, indicó el párroco que asumió la atención pastoral de la parroquia hace apenas dos años. Junto a él sirve otro sacerdote, un diácono permanente y un pre-diácono.

Acción social

Parroquia que se respete no solo le preocupa la atención espiritual de su feligresía, y esta comunidad parroquial mantiene dos comedores y reparte 200 bolsas de alimentos con el apoyo del Banco de Alimentos. “Estamos en un sector popular, cuya población ha sido golpeada por la situación económica que vive el país a consecuencia de la pandemia”, reconoce el padre Anguila.

También se ha activado la pastoral de salud. Además, sacerdotes y laicos recorren casa por casa llevando la comunión y acompañando a los enfermos, algunos con la necesidad de recibir la unción de los enfermos.

De capilla a parroquia

ACTIVIDAD. La conocida “Tamalada misionera”, es muy cotizada entre los parroquianos, quienes se suman sin condiciones.

La capilla San Francisco Javier, ubicada en la comunidad de Nueva Esperanza, corregimiento de la 24 de Diciembre, dependía de la comunidad parroquial de Inmaculada Concepción de Pacora, hasta agosto de 2019 cuando es erigida nueva parroquia.

Debido al crecimiento de feligreses en la Parroquia Inmaculada Concepción, el Arzobispo de Panamá decidió crear una nueva estructura religiosa para atender las necesidades espirituales de la población de ese sector.

Monseñor José Domingo Ulloa Mendieta, en su mensaje a los Misioneros Javieranos de Yarumal, agradeció el trabajo pastoral desarrollado en la parroquia Inmaculada Concepción de Pacora.

“Estoy seguro que continuarán trabajando en otras zonas de la actual parroquia, con las que se creará la nueva parroquia San Francisco Javier, con sede en Nueva Esperanza, que abarcará 11 capillas y 5 sectores.

Monseñor Ulloa dijo que la nueva parroquia se anexará a la Vicaría de San Cristóbal, junto con las parroquias de Pacora, La Mesa, Chepo y Tortí.

Artículo anterior

Campañatón llegó para quedarse en las familias de la Iglesia Arquidiocesana

Siguiente artículo

La Voz del Papa Francisco: "Pablo, verdadero apóstol"