ComunidadJóvenes

La Familia una Iglesia desde casa

Nelson Peñalba

La encíclica, del Papa Francisco, Amoris Laetitia nos hace un llamado a experimentar la iglesia doméstica y la alegría de la familia.

Panamá no se escapa de la realidad que está ocasionando el coronavirus (COVID-19), esto implica de no poder asistir presencialmente a las parroquias. Aunque ahora no podamos reunirnos como comunidad cristiana, esto no significa que como fieles no podamos manifestar nuestra fe como de costumbre.

Desde la Arquidiócesis de Panamá se han elaborado diversos planes y actividades para desarrollar, con las familias y así poder tener un templo desde casa. Si bien es cierto, nos encontramos en una de las festividades más importantes para nosotros como cristianos «La Pascua de Resurrección». 

El COVID-19 cambió drásticamente los planes de celebración en cada parroquia de nuestro país, pero logró que cada familia viviera con humildad, amor y servicio este tiempo tan importante. Muchas familias están pasando por situaciones difíciles que, por medio de diferencias y distintas circunstancias, dejan a un lado el verdadero significado del Matrimonio y hoy el COVID-19 ha logrado que el Señor volviera a ser el centro de cada uno de esos hogares. 

Hoy más que nunca la Sagrada Familia se refleja en cada hogar, al orar juntos, al dar gracias por los alimentos, al reunirse para ver la misa en familia y rezar el Santo Rosario. Son actos de unión recordándonos que la familia es la base de evangelización, centro del amor de Dios y en ella podemos resaltar la comunión entre nuestro Padre, Jesús y el Espíritu Santo. 

Artículo anterior

Somos Iglesia Doméstica

Siguiente artículo

Fidelidad del catequista