CatequesisEspiritualidad

La palabra de Dios en la Biblia

Ya hemos visto que Dios nos habla en di- versos lugares: en la naturaleza, en la his- toria, a través de otras personas o en nues- tra conciencia; pero una forma particular por medio de la cual Dios nos “habla” es la Biblia.

Los cristianos decimos que este libro contiene la Palabra de Dios escrita, y que, por lo tanto, es un libro inspirado. Tiene por autor principal al Espíritu de Dios y re- vela el proyecto liberador de Dios para la

persona humana y para el mundo. Según San Pablo: “toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para argüir, para corregir y para educar en la justicia” (2Tim 3,16).

En el pueblo de Israel y en las primeras comunidades cristianas se escribieron y conocieron muchos textos que intentaban recoger la experiencia de Dios. Ellos des- cubrieron que no todos los libros tenían una fuerza inspiradora para su vida y que sólo algunos escritos daban nuevas luces para revelar el proyecto de Dios, para la humanidad y para el mundo.

La Iglesia se basó sobre este análisis para definir el canon o lista oficial de los libros considerados como inspirados por Dios. La comunidad acepta estos libros como referencia de su fe.

Entre las comunidades judías y las cristianas se dieron diferencias en algunos li- bros que no fueron considerados sagrados para unos, pero para otros sí.

Durante la escogencia y aceptación de estos libros, proceso que se llama de “ca- nonización”, el judaísmo y el cristianismo establecieron las listas de los escritos que formaron sus Biblias. Y estos libros canó- nicos son considerados por la comunidad como libros sagrados, inspirados divina- mente y fidedignos para la instrucción de los fieles.

Artículo anterior

No podemos salir de casa: aceptemos eso de una vez

Siguiente artículo

Ecos del Silencio, un bálsamo que da calma en estos tiempos