ComunidadJóvenes

La profecía del amor

Pero, para Jesús ¿qué es el amor?

Es dar la vida hasta la última gota de sangre y no dejar de decirles a todos que no debemos juzgar, ni condenar, que debemos dar la bienvenida a los pecadores, que vino a servir y no a ser servido…

Para Jesús, la profecía del amor es lavar los pies no solo de los discípulos, sino a todos, es ir a la casa de los pecadores y de las prostitutas, dialogar con el samaritano, recibir a Nicodemo por la noche,que teme ser visto y juzgado, dejar que la pecadora lave sus pies con lágrimas y los bese.

Para El Señor, la profecía del amor siempre se encuentra con los últimos. No son los justos los que necesitan salvación,

sino los pecadores. No son los sanos los que necesitan médicos, sino los enfermos…

El amor nunca puede desaparecer, porque es la vida, es la primavera, es la santidad, el desamor es egoísta, es invierno, es la muerte.

Es comprensible que aquellos que no aman y no saben qué es el amor se rebelarán contra Jesús. Él mismo explicó en la sinagoga que Elías fue enviado a una viuda fuera del pueblo elegido, y también se refiere a Eliseo que sanó solo al leproso, Naamán y dejó muchos leprosos sin curar que eran judíos…

El amor no hace distinción entre personas, raza, color, religión… Ama… es suficiente.

Artículo anterior

Apostando a la formación integral

Siguiente artículo

Proclaman nueva parroquia en Nueva Esperanza