DavidDiócesis

La vocación nace desde la vida pastoral

Gabriel Aguilar fue ordenado diácono el fin de semana pasado por Monseñor José Luis Cardenal Lacunza, en la Catedral San José de David. Para él, la vocación nace en y desde la vida pastoral en su comunidad. Creció en las catequesis de los grupos juveniles y sobre todo en los espacios de oración y retiro espiritual, donde logró asumir el reto de conocer su vocación al servicio de Dios en las comunidades.

“Ha sido todo un proceso de maduración, de estudios académicos, de conocerse personalmente, y partir de lo que se tiene y se es, para darlo a los demás”, confiesa. Gabriel inició este proceso a los 21 años cuando ingresó formalmente al Seminario Reina de los Apóstoles, luego al Seminario Mayor y finalizó sus estudios en Honduras.

Espera ser ordenado sacerdote, pero mientras tanto trabaja en la creación de nuevos hábitos aprendiendo desde la formación que se les facilite, para superar las diversas dificultades que se presenten en el camino, ya que considera que con todas ellas, se debe reconocer el actuar de Dios en nuestro caminar.

En la misa de ordenación diaconal, realizada el pasado 10 de noviembre, el Cardenal José Luis Cardenal Lacunza dijo, “no hemos sido elegidos en función de un privilegio personal, sino en función de un servicio a la comunidad, si el Señor se ha fijado en nosotros no es para un beneficio personal, esto conlleva retos personales, pero está en función al beneficio de la comunidad y esto es un don de Dios, no es algo que uno decida, es un don que recibimos”, expresó.

Un poco de su vida

Nació en la ciudad de David, provincia de Chiriquí. Su familia es oriunda de la comunidad de Guayabal de Cochea, comunidad de fe confiada al patronazgo de San Juan Macías, O.P. Es hijo del Señor José Domingo Aguilar y su madre es Edilma Hernández., tiene tres hermanas Amy, Arlette y Roxy Aguilar.

Realizó sus estudios primarios en la Escuela de Guayabal, la secundaria en el Instituto Profesional y Técnico David y los estudios superiores en la Universidad Tecnológica de Panamá, Campus Extension de David. Tras varios años como catequista y servidor de su comunidad ingresa al propedéutico en el Seminario María Reina de los Apóstoles, en David en el 2008.   Cursó los estudios filosóficos en el Seminario Mayor San José, en el 2009 y terminó los estudios teológicos en el Seminario Mayor Nuestra Señora de Suyapa, Honduras. Realiza actualmente su atención y servicio pastoral desde la Parroquia Catedral de San José de David.

Este joven diácono señala… “Para mí fue toda una obra titánica; la formación no es fácil, pero nos ayuda en centrarnos en lo que Dios quiere para nosotros y para su pueblo, y no en satisfacer solo nuestros propios intereses”.

Agregó que con la oración de todos espera permitir a Dios actuar en este momento de su vida para servir, dejarse nconducir por Él, ponerse a su disposición y cumplir siempre su voluntad

El diaconado es transitorio, es un momento de servicio pleno previo al Presbiterado.

Artículo anterior

Hasta luego padre Luis, amigo y director espiritual

Siguiente artículo

Dios transforma vidas y abre caminos