ActualidadDiócesisPanamá

Laicos apoyan decisión de la Iglesia

La Iglesia Arquidiocesana, consciente de su deber para con la feligresía, la sociedad en general, y acatando las disposiciones legales que sustentan a la Iglesia Católica, ha decidido separar de sus funciones y deberes como presbíteros a los sacerdotes Rogelio Topin, Orlando Rivera y Karl Madrid, desde el pasado 6 de septiembre.

Tal decisión se sustenta mediante dos comunicados emitidos por la Oficina de Comunicación y Prensa de la Arquidiócesis de Panamá, que “se siente profundamente herida y avergonzada, al recibir informaciones sobre las conductas inapropiadas y escandalosas de los sacerdotes”.

Al momento de la separación de los presbíteros, la Iglesia Arquidiocesana

no estaba informada de la existencia de acusación alguna en su contra, pero tomó la decisión de suspenderlos con el fin de restablecer la justicia, procurar la conversión del clero y reparar el escándalo causado, detalla el comunicado.

Como consecuencia de la suspensión, añade, estos presbíteros no podrán administrar ningún sacramento -eucaristía, reconciliación, bautismo, unción de los enfermos, ni ser testigos de matrimonio.

“Reafirmamos una vez más nuestro irrestricto compromiso en la búsqueda de la verdad y la justicia, único camino para una verdadera reparación y sanación de nuestra Iglesia”, expresa el documento, al tiempo que enfatiza su posición

de “tolerancia cero” ante cualquier clase de abuso, especialmente a menores y personas vulnerables.

Laicos apoyan la decisión

Mientras la Iglesia reitera su rechazo a todo tipo de abusos, grupos de laicos comprometidos apoyan la posición de las autoridades eclesiales. Uno de ellos, el Movimiento de Cursillos de Cristiandad, envió una extensa nota a monseñor José Domingo Ulloa, Arzobispo de Panamá, en la que le expresan su sentimientode cariño y acompañamiento al clero y a toda la Iglesia Arquidiocesana en estos momentos difíciles.

Los cursillistas acogen el llamado de la Conferencia Episcopal Panameña, “por cuya santificación nos mantendremos en oración permanente y de forma particular los jueves, cuando acudiremos a las Horas Santas en nuestras Parroquias”.

En su misiva, el Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Arquidiócesis de Panamá enfatiza que no se desanima ni atemoriza con los vientos tormentosos que sacuden hoy la nave, y está en actitud orante convencido de que como ovejas “contamos con sacerdotes que, de manera constante y honesta, entregan todo lo que son y tienen, por el bien de los demás” ( Carta del Papa Francisco a los Presbíteros, 4 de agosto de 2019).

Monseñor, “en este momento elegimos estar del lado de nuestros pastores”, manifiesta el Movimiento en su misiva firmada por Jair De Rozas, presidente 2019.

Por su parte, en una nota dirigida ala Conferencia Episcopal Panameña, el Movimiento de los Focolares en Panamá manifiesta su “cercanía, oraciones y fidelidad a nuestra Madre Iglesia”, ante el comunicado emitido por la Arquidiócesis el 21 de septiembre, “en el que nos han demostrado un ejemplo de firmeza y transparencia en este momento de dolor que todos estamos viviendo”.

Los Focolares hacen llegar un mensaje claro y profundo: “No están solos, señores Obispos. El pueblo de Dios está aquí y los respalda. El lema “Cristiano, la Iglesia eres tú”, se hace hoy más actual que nunca. “Con esta fe, queremos formar comunidades fraternas, en las que los laicos, sacerdotes y consagrados podamos poner en común toda dificultad, tentación o problema que tengamos, en un auténtico espíritu de comunión”.

Artículo anterior

Catequistas participan de taller

Siguiente artículo

Ordenado nuevo sacerdote en Chitré