ChitréDiócesis

Ordenado nuevo sacerdote en Chitré

Obispo de la Diócesis de Chitré, Monseñor Rafael Valdivieso Miranda celebró la Ordenación Sacerdotal de Marcos Alexander Solís Quintero, el pasado sábado 21 de septiembre a las 10:00 de la mañana.

A la Catedral San Juan Bautista fueron llegando los fieles desde tempranas horas.

Los primeros en presentarse fueron los fieles de las parroquias de Santa Bárbara (Las Minas) y San Pedro Apóstol (Los Pozos), en donde está asignado desde su experiencia pastoral como diaconado.

En su homilía, Monseñor Valdivieso aprovechó el momento para recordar que el sacerdote es el Buen Pastor, siempre atento a sus ovejas. “Buen Pastor es aquel que da la vida por las ovejas, hasta la donación total de sí mismo en beneficio de cuántos le han sido confiados” dijo.

Al nuevo presbítero le advirtió que inicia un apostolado permanente que exige desvelo y sacrificio sin límite, pero sobre todo, fidelidad y seguimiento a Jesucristo

que es camino verdad y vida. “Si perdemos esa fidelidad a Jesucristo nos desviamos

del camino y fallamos… ” reafirmó.

Al final de la solmene ceremonia de ordenación, el Obispo presentó a nuevo presbítero y como signo de alegría, los presentes ondearon banderas de color amarillo y blanco.

El Neo-Presbítero agradeció a todos los presentes su asistencia, en especial a la parroquia Santa Librada, a su familia, a los seminaristas presentes, y a Monseñor Fernando Torres Duran quien lo recibió en el Seminario Mayor Santa María La Antigua así como a Monseñor Rafael Valdivieso Miranda Obispo Chitré, por su cercanía y confianza para con él.

Ese mismo día, pero en horas de la tarde (6:00 p.m.), el nuevo sacerdote presidió su primera Eucaristía en la Capilla San Antonio de Peña Blanca, con la asistencia de sus hermanos seminaristas y algunos sacerdotes de la diócesis de Chitré y la Arquidiócesis de Panamá.

Marcos Alexander Solís Quintero es oriundo de la comunidad de Peña Blanca, parroquia Santa Librada de Las Tablas. Desde niño fue parte del coro de esta

comunidad dirigido por Monseñor José Dimas Cedeño, Arzobispo emérito de Panamá, quien le acompañó en todo su proceso vocacional, e incluso fue quien lo ordenó Diácono.

Su mamá Jilma Quintero, su papá Marcos Solís y su hermana Amarilis Solís, dieron gracias a Dios porque han entregado a su hijo a la iglesia para servir a los necesitados.

Artículo anterior

Laicos apoyan decisión de la Iglesia

Siguiente artículo

Jóvenes se dejan transformar por Dios