DiócesisPanamá

Laicos comprometidos al cuidado de la devoción a San Judas Tadeo

No se ha asomado el sol y ya Luz de Díaz está en pie y sin dejar que el sueño le venza, se dirige al templo en el que se congrega desde 1989, ubicado en Juan Díaz. Tanta alegría y entrega responde a un hecho especial, y es que se celebra cada 28 de octubre, las fiestas del santo patrono y titular del templo en el que se congrega, San Judas Tadeo.

Esta noble dama sabe que la festividad, es ideal para evangelizar, y por ello, hace vida el lema de todos los fieles de este templo: A Jesús por San Judas.

En trabajo en equipo, Luz y su esposo junto con los laicos comprometidos que colaboran en la fiesta, ignoran al cansancio y se levantan a las 4:00 a.m. para coordinar “las mañanitas” y el desayuno que se brinda, siendo el chocolate que prepara para los peregrinos, una de las bebidas esperadas por su delicioso aroma y sabor.

Conocedora de las maravillas del buen Dios, sabe cómo a través de la intercesión de San Judas Tadeo ha aprendido a llevar la cruz en las duras pruebas y a vivir los momentos maravillosos de la vida.

“Después de 20 años de matrimonio tuve una niña, llena de miedo, pero siempre con la seguridad que el Señor esta-ría conmigo y mamá María. Dios me ha acompañado en las dificultades que hemos afrontando en la vida: pérdidas, trabajo…todo, todo, siempre con la confianza que el Señor, por la intercesión de san Ju-das, no nos ha abandonado”, afirmó.

Quien también vive esta fecha con ferviente entrega es David Del Río, de 26 años, quien desde hace nueve está sirviendo en la parroquia. Catequista desde 2010, actualmente también es servidor del altar.

David labora en una entidad bancaria, pero para evitar que sus labores choquen con todos los compromisos señala, que pide vacaciones,

“Ahora que soy servidor del altar ayudo a los sacerdotes en la misa de la mañana, y en las de la tarde y todo lo que me asignen dentro de la Eucaristía”, confirmó.

Este dedicado joven ya se prepara para la Jornada Mundial de la Juventud y a todos los jóvenes les envía un mensaje que va acompañado con un reto.

“Ánimo no pierdan fe, San Judas Tadeo es un buen consejero, un buen abogado, nuestra fe está a salvo con nuestro señor Jesucristo por intercesión de él”, concluyó.

Guía designada por Cristo

“Así como la modista utiliza un patrón para hacer un vestido, Dios nos pone a una persona, una guía”, con este sencillo ejemplo el párroco del templo San Judas Tadeo, el P. Severo Samaniego nos explica una las razones por la que hay santos patronos.

Puntualizó que un santo elegido como patrono de la comunidad, nos lleva hacia Cristo, porque ellos son testimonios y testigos de lo que Cristo hizo en su vida.

Precisó que lo que busca Dios con san-tos, como San Judas es que ellos sean el puente, el intermediario, para que nosotros nos acerquemos cada vez más a la vida de la gracia, de la que nos habla Pablo en la carta a los Efesios.

Recalcó que es importante el ir ayudando a que todos vayamos descubriendo qué significa celebrar una fiesta patronal.

“Todos estamos llamados a recibir la gracia de Dios, debemos abrirnos a ella, entonces la fiesta patronal es ese momento para ello”, subrayó.

Artículo anterior

Rescatando la dignidad tras las rejas

Siguiente artículo

Conversiones y motivos para seguir