ComunidadJóvenes

Levántate del sofá y haz deporte

La práctica regular de deportes y juegos desde la primera infancia y durante la adolescencia es esencial para el desarrollo físico, mental, psicológico y social. De nada sirve estar tirado en el sillón o en la cama viendo el celular, o pasar horas frente a la televisión jugando playstation.

Muy contrario a desarrollar algo positivo, perder horas consumiendo música, videos o juegos en línea, convierte a los niños y jóvenes en seres pasivos y sedentarios.

docente, Lizbeth Patiño señala que el deporte es una parte esencial en el desarrollo de niños y jóvenes, porque parte de su psicomotricidad y movimientos naturales se desarrollan enormemente.

“El desarrollo físico y mental que produce la práctica de cualquier deporte, lo convierte es un factor esencial para el buen crecimiento de un niño, y en la madurez del adolescente”, señala Patiño.

De hecho, la participación en actividades depor tivas puede fortalecer la salud de la infancia, mejorar el rendimiento escolar y contribuir a reducir el nivel de delincuencia.

Brindan además, la oportunidad de expresarse, de ser escuchados, de aportar sus opiniones e ideas y convertirse en agentes del cambio. Están contribuyendo a crear comunidades y una sociedad más justa y pacífica.

Un aspecto que se resalta en cuanto a la práctica deportiva es que los jóvenes se apartan de una vida destructiva, pues de hecho, muchos importantes deportistas de nuestro país, han crecido en barrios marginales, y admiten que el hecho de practicar este tipo de actividad les ha salvado la vida y les ha hecho tomar otro rumbo.

La Psicóloga Janeth Reyes destaca que se debe pensar en los beneficios para la salud, la creatividad y la formación personal, limitando las horas de ocio, internet y televisión.

Recomienda considerar actividades al aire libre, organizadas frecuentemente en la ciudad, en el Parque Omar, Cinta Costera, en las comunidades y en las mismas parroquias, que apoyan el desarrollo de la socialización y cohesión a un grupo, así como el trabajo en equipo, la creatividad y el desarrollo de la vida en comunidad.

“Esto va muy ligado además con problemas de desórdenes alimenticios y la obesidad, por lo que, a fin de prevenir esta enfermedad, anima a seguir consejos sencillos que son de gran ayuda:

– Acostumbrar a los niños a comer de todo

un poco, especialmente frutas, verduras y

lácteos, en pro de asegurarles los nutrientes

necesarios para el crecimiento.

– Es importante involucrarlos en la selección

y preparación de los alimentos como

una estrategia para fomentar buenos hábitos.

– Se recomienda que el niño reciba, por lo

menos, cinco comidas pequeñas al día y haga

dos horas de actividad física.

– Es clave no omitir comidas y que siempre

desayune.

– Se debe comer en un lugar establecido

para ello y no mientras se ve televisión o se

realiza otra actividad.

– Resulta fundamental fomentar el consumo

de agua y evitar el de bebidas ricas en

calorías.

Los programas deportivos y recreativos están ofreciendo entornos seguros, que fomentan relaciones estables entre la infancia y los adultos, así como en el seno de la infancia misma, por ello, no dejes de participar en alguno y verás grandes beneficios.

Artículo anterior

¿Nos amamos en la salud y en la enfermedad…?

Siguiente artículo

Santidad: don y libre respuesta