Actualidad

Los católicos no reconocen el poder transformador de la Biblia

“Cuando todos en la celebración eucarística respondemos: iTe alabamos Señor!, luego de escuchar la Palabra de Dios, ciertamente lo decimos sin expresar la fuerza que tiene, sin creer que ese trozo de Evangelio va actuar en mí, y que puede realmente transformar mi vida”. Así lo manifestó la hermana Rosmery Castañeda, directora de la Escuela de Pastoral Bíblica y única facilitadora de la Semana Bíblica.

700 personas que sirven como agentes de pastoral y catequistas de distintas parroquias de la Arquidiócesis de Pana­má asistieron del 10 al 14 de septiembre a este evento titulado “Fiesta del Dabar”.

En hebreo “DABAR” significa Palabra y en torno a ella profundizaron, específicamente en la expresión dicha por María: “Hágase en mi según tu Palabra”, que convertida en lema da sentido a la próxima Jornada Mundial de la Juventud, gracias al papa Francisco.

Castañeda asegura que desglosaron todo este versículo tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. En ambas partes de la biblia surgían personas de fe que defendían la vida y al pueblo al Igual que María.

Artículo anterior

Sacerdotes para servir

Siguiente artículo

No uses el nombre de Dios en vano