ComunidadFamilia

Los rituales son vitales en la familia

Cenar cada noche en conjunto o compartir un almuerzo de domingo con los abuelos están entre los principales ritos de muchas familias. Sin embargo, más allá de que para muchos adolescentes estas actividades a veces se transforman en una obligación, los expertos opinan que este tipo de conductas ayuda a fortalecer los lazos familiares y a prevenir situaciones de riesgo.
Los primeros ritos tienen que ver con la celebración de un evento, como puede ser un cumpleaños, mientras que los rituales están más relacionados con los hábitos de funcionamiento propios de una familia, como ver televisión juntos cada noche. Ambos constituyen un aporte trascendental en la constitución de la identidad y la cohesión familiar.
Para todos, la importancia de los ritos al interior de la familia radica en que estos generan en sus miembros un objetivo común y una identidad propia.
Por esta razón, se recomienda establecer ritos, así sean pequeñas cosas como saludarse cada mañana o bien celebrar otros de carácter religioso o étnico, si es que la familia tiene alguna vinculación con ello.
Es importante que los padres establezcan estas actitudes desde que los niños son pequeños. Es bueno que antes de los siete años a los niños se les inculque determinados ritos, porque eso les da seguridad.
Es vital que los ritos se introduzcan como algo natural, ya que es recomendable que la dinámica familiar se transforme de acuerdo a las edades. Cuando los padres pretenden introducir ritos en el momento que sus hijos ya han crecido, su efecto suele ser totalmente contrario y es probable que se obtenga una reacción rebelde por parte de los hijos.

Artículo anterior

¿Es crimen desear que todos tengan vida?

Siguiente artículo

Cuidemos siempre nuestra relación matrimonial