Espiritualidad

Los valores y el joven colonense

El año 2020 es un año de júbilo para el M.C.C. de la provincia de Colón al cumplir sus Bodas de Esmeralda (55 años), haciendo realidad que generaciones de colonenses celebremos nuestro cuarto día llenos de alegría y gozo y que podamos ser “Sal del Mundo” como emisarios de este gran Movimiento Apostólico.

Un Movimiento que está inserto en una humanidad congelada y no precisamente en el tiempo. Se trata de un congelamiento espiritual, emocional y social.

Nuestro país no escapa de esta realidad, y por ende tampoco nuestra querida provincia de Colón.

Ya se ha vuelto cotidiano ver en los distintos medios de comunicación y redes sociales asesinatos, violaciones, y robos en esta provincia. Lo que realmente es preocupante es que nuestra juventud es la más afectada, pues las víctimas oscilan entre los 16 a 35 años.

La vida del joven colonense suele ser muy difícil y complicada y creo que esto se debe a la falta de práctica de los valores en el hogar.

Hay muchas preguntas que nos hacemos y no les encontramos una respuesta. Algunas preguntas serían: ¿Que será de la vida sin la práctica de los valores? ¿Perdimos la capacidad para cultivar valores?

¿Cómo viviremos? ¿Cuál será el futuro del pueblo colonense sin los valores?

Frente al dilema, salen a relucir dos aspectos esenciales: la educación en las escuelas y la orientación en la familia.

¿Hasta qué punto nuestros gobernantes ponen todos los medios necesarios para impulsar calidad en el aprendizaje académico y humano tanto en la escuela como en la familia?

¿Cómo se promueve la participación de la familia en la educación de sus hijos?

Pues yo pienso que los docentes, en su mayoría, están haciendo su trabajo, inculcándoles a los niños y jóvenes la importancia de los valores en sus vidas, e incluso he visto en nuestras escuelas de Colón, como lo promueven, les dedican una semana y un sin número de actividades para ver como rescatan aunque sea unos cuantos de no caer en esta problemática, pues pienso que eso está bueno, incentivar a los muchachos a que conozcan y se involucren en esto.

Artículo anterior

La amistad es un regalo

Siguiente artículo

Capacitan personal de salud ante eventuales casos de coronavirus