ComunidadFamilia

Mantener activos a los niños

Cualquiera que haya visto a los niños en los parques infantiles sabe que la mayoría de ellos son físicamente activos por naturaleza y que les encanta moverse. Pero lo que tal vez no sea tan evidente, es que subirse a lo alto de un tobogán o hamacarse en las trepadoras, puede ayudar a los niños a mantenerse activos durante toda su vida.

A medida que sean más grandes, lograr que los niños hagan suficiente actividad física todos los días, puede convertirse en un desafío. Esto puede deberse a mayores exigencias en la escuela, la sensación que tienen muchos niños de que no son buenos para los deportes, la ausencia de modelos físicamente activos, y familias muy ocupadas e incluso aunque los niños quieran y tengan tiempo para hacer actividad física, los padres tal vez no se sientan tranquilos dejando que sus hijos recorran libremente el vecindario como ocurría en el pasado. Por lo tanto, sus oportunidades para mantenerse activos podrían verse limitadas.

A pesar de ello, los padres pueden enseñarles a sus hijos a disfrutar de la actividad física e incorporarla a su vida diaria. Esto puede establecer conductas saludables que se extenderán durante la vida adulta.

Cuando los niños se mantienen activos, sus cuerpos pueden hacer lo que ellos necesitan y desean que hagan. ¿Por qué? Porque el ejercicio físico regular ofrece músculos y huesos fuertes, peso saludable, menos probabilidades de desarrollar diabetes, mejor descanso y una actitud más positiva ante la vida.

Los niños físicamente activos también tienen más probabilidades de mantenerse motivados y concentrados, y de alcanzar el éxito en la escuela. Además, tener buenas aptitudes físicas genera confianza a cualquier edad.

Artículo anterior

Familias evangelizadoras

Siguiente artículo

Joven da el sí definitivo al Señor