DiócesisSantiago

Medalla Milagrosa, una devoción arraigada

Las festividades en honor a la Virgen María bajo la advocación de la Medalla Milagrosa, tienen ya 69 años de celebrarse en la diócesis de Santiago y conmemoran la llega de la imagen a este territorio.

Esta fiesta fue celebrada el pasado 16 de noviembre bajo el lema “No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios” (Lc 1, 30). La novena fue predicada por obispos y sacerdotes invitados. Cientos de anditas con la imagen de la Medalla Milagrosa llegaron de diversas comunidades y se hicieron presentes en esta gran fiesta mariana.

La devoción a la Virgen María, bajo la advocación de la “Medalla Milagrosa” fue impulsada por los Padres de la Congregación de la Misión de San Vicente de Paul.

Inició con la visita domiciliar de la Virgen a cada familia santiagueña; y de esta manera se fue propagando a nivel de la diócesis el amor a la Santísima Virgen María.

Este testimonio inspiró a las Hermanas de la Caridad de la Escuela Santa Familia en Panamá, a donar a la parroquia catedral de Santiago, la hermosa imagen de la Me-dalla Milagrosa, que ahí se venera y que ha sido restaurada en varias ocasiones.

Artículo anterior

Asamblea pastoral evalúa sentido comunitario y dimensión eclesial

Siguiente artículo

La maduración en los sacerdotes