Curso BíblicoEspiritualidad

Nuestras guías en el estudio de la biblia

Hacer una lectura bíblica fiel, dinámica, viva y oportuna es como empezar a recorrer un largo camino, en el que no podemos aventurarnos solos.

La Biblia entera nos narra la acción de Dios en medio de su pueblo. Y para leerla necesitamos de guías y compañeros que nos acompañen en nuestro caminar:

  • El Espíritu Santo: Jesús nos hizo entrega de su Espíritu Santo, para que nos conduzca a la verdad total.  Toda acción pastoral está llena de esta espiritualidad, que la Biblia alimenta.  Hacer una lectura guiada por el Espíritu supone leer la Biblia, con apertura a su acción y en sintonía con el caminar del pueblo de Dios.
  • Jesucristo:  ¡Él es el compañero de camino por excelencia!  En la lectura bíblica nos encontramos con obstáculos: textos confusos, otros aparentemente contradictorios y hasta escandalosos… Ante ellos debemos apoyarnos en la persona de Jesús, en su vida, su pensamiento y sus actitudes, pues son la llave que abre el sentido último de la Biblia. 
  • La Iglesia: a través de la Tradición y el Magisterio, contamos con las guías principales para leer e interpretar la Biblia. El estudio bíblico es un camino recorrido por teólogos, santos y santas, que nos dejaron sus experiencias y reflexiones.
  • La comunidad viva: Por medio de grupos organizados (bíblicos, litúrgicos, de oración, de solidaridad) la Palabra de Dios se confronta con la realidad que se vive y se compromete en la construcción del Reino de Dios. 
  • Los ministerios (canto, liturgia, salud, derechos humanos, solidaridad y otros), dinamizan y fortalecen el caminar de toda comunidad cristiana viva. Un ministerio importante es el de la Animación Bíblica que facilita el diálogo entre la vida y la Biblia. 

 

LA ACCIÓN PASTORAL PRIMORDIAL ES LA EVANGELIZACIÓN

¿Cuál es la base de nuestras actividades y prácticas sacramentales? ¿Cómo estamos seguros de que todo esto forma parte del proyecto de Dios? 

La autoridad moral de nuestra labor, en la Iglesia, descansa en la Biblia.  Pero a falta del contacto con la Biblia, caemos en el peligro del empobrecimiento de la vida espiritual.

Una acción pastoral, al margen de la Biblia, no tiene fundamento.  Urge volver a descubrir la fuente y la base de nuestro actuar como cristianos católicos.  La Palabra inspirada nos abre a una nueva vida y fe. 

EXHORTACIÓN APOSTÓLICA POSTSINODAL

“CHRISTUS VIVIT”

 (134-135)

Caminos de juventud

En esto  artículos, el Papa Francisco le recuerda a los jóvenes la importancia de dejarse sorprender e iluminar por la vida de Jesús.  Les insiste que Dios es el autor de todo, inclusive de la juventud, la cual es una gracia y una fortuna.

¿Cómo se vive la juventud cuando nos dejamos iluminar y transformar por el gran anuncio del Evangelio? Es importante hacerse esta pregunta, porque la juventud, más que un orgullo, es un regalo de Dios:  “Ser joven es una gracia, una fortuna”. Es un don que podemos malgastar inútilmente, o bien podemos recibirlo agradecidos y vivirlo con plenitud.

Dios es el autor de la juventud y Él obra en cada joven. La juventud es un tiempo bendito para el joven y una bendición para la Iglesia y el mundo. Es una alegría, un canto de esperanza y una bienaventuranza. Apreciar la juventud implica ver este tiempo de la vida como un momento valioso y no como una etapa de paso donde la gente joven se siente empujada hacia la edad adulta.

Lectio Divina

(Mt 13,1-23)

CONTENIDO: (167)

Leer:

Es sábado y Jesús había tenido varias confrontaciones con los fariseos a causa de sus curaciones.  Sale de casa y se sentó a la orilla del mar.  Se reunió tanta gente, que hubo de sentarse en una barca y les hablaba en parábolas.

No solamente les narró la parábola del sembrador, sino que para su mejor comprensión, les explicó la parábola.

Meditación:

El evangelista recoge en la parábola del sembrador la certeza de una gran cosecha, a pesar de las dificultades que se puedan encontrar.  Sin embargo, el énfasis se encuentra en los diversos terrenos donde se siembra el mensaje, es decir, las diferentes actitudes con que se acoge el Evangelio. 

Es una exhortación a los cristianos para que no se dejen ahogar por las dificultades que se encuentren en la predicación del Evangelio. 

Orar:

Padre que siempre resuene en mí la parábola del sembrador y no me desanime ante las dudas y contratiempos.

Contemplar:

Acercarme cada día en el silencio a la escucha a la Palabra de Dios. 

PARA REFLEXIONAR

CONTENIDO:  (45)

Reflexiona en los siguientes temas:

¿En tu comunidad parroquial tienen guías para la lectura bíblica?

¿Por qué el Papa dice que la juventud no es motivo de orgullo, sino que es una gracia?

¿Me dejo interpelar por la Palabra de Dios? ¿La hago fructificar, como dice la parábola?

Artículo anterior

Huida del infierno de los campos de detención

Siguiente artículo

Combate contra el mal y santidad