DavidDiócesis

Nuevos servidores consagrados a la Iglesia

Luego de 25 años de la última ordenación de diáconos permanentes en la Diócesis de David, Monseñor José Luis Cardenal Lacunza, tuvo la satisfacción de ordenar a 6 nuevos diáconos permanentes el pasado sábado 9 de febrero en la Catedral San José.

Estos hombres, esposos y padres de familia han sido consagrados plenamente al servicio de la iglesia como servidores de la Palabra, de la liturgia y sobre todo de la caridad al prójimo.

El proyecto formativo de estos nuevos diáconos, inició hace 5 años, con 18 aspirantes, y el Padre Rory Humberto Gutiérrez, Vicario de Pastoral de la diócesis y responsable de la Pastoral Presbiteral como ase-sor y guía espiritual.

En la homilía, monseñor Lacunza mencionó que el común de los cristianos católicos, es el de recibir 6 sacramentos, pero que en el caso de los diáconos permanentes reciben 7, por lo que,  no solo deben ser familias ejemplares, sino ser promotores de familias, asumir la Pastoral Social y la Pastoral Familiar.

El Cardenal también pidió a los párrocos que sean comprensivos y tolerantes con sus diáconos permanentes, y que no les tiren trabajos por un tubo, como si estuvieran a tiempo completo dedicados a la vida pastoral.

“Sean conscientes, de que además, del servicio gratuito que nos prestan en la iglesia, prestan un servicio en la familia, al matrimonio”, destacó  Monseñor Lacunza.

A los diáconos se dirigió señalándoles la importancia  de no olvidarse de que desde ese momento están comprometidos y obligados a rezar todos los días, haciendo un oficio divino completo.

“Sería muy bonito, que fueran capaces, ojalá todos los días o al menos algún día de la semana, de rezar una de las dos grandes oraciones del oficio divino, el Laudes o las Vísperas, con su esposa, pues  eso le daría una riqueza adicional a su oración”, dijo.

Artículo anterior

Arte a favor de la naturaleza

Siguiente artículo

En momentos difíciles albergue brinda esperanza