Inicio

Papa Francisco convoca Jornada Mundial de los Abuelos y Personas Mayores

El lema elegido por el Papa Francisco quiere expresar la cercanía de Dios y toda la Iglesia, con los más viejitos de la casa, especialmente en este tiempo de pandemia

Eduardo Soto P.

El Papa Francisco, cuando se trata de los abuelitos, habla de evitar el descarte. No es de Dios “desechar” a los más viejos, dice, que en una familia cristiana no está para nada bien arrinconarlos y hacer como que no existen.  

Por eso convocó esta primera Jornada Mundial de los Abuelos, para visibilizarlos, más que nunca en este tiempo de pandemia, cuando muchos de ellos y ellas se han quedado en soledad.  

Para ti

El Santo Padre les escribió un mensaje especial para los de mayor edad en casa. Es una “carta de amor” teñida de esperanza. “Quiero decirte que te necesitamos para construir, en fraternidad y amistad social, el mundo del mañana: aquel en el que viviremos – nosotros con nuestros hijos y nietos – cuando la tormenta haya amainado”, les dice.

Y añade, como mirando directo a los ojos de abuelos y abuelas: “Entre los diferentes pilares que deberán sostener este nuevo edificio hay tres que tú, mejor que otros, puedes ayudar a colocar. Tres pilares: el sueño, la memoria y la oración”. 

Esta fecha del domingo 25 de julio no es accidental.

El Papa Francisco anunció la institución de esta Jornada tras el rezo del Ángelus del domingo 31 de enero pasado, estableciendo la celebración el cuarto domingo de julio, cerca de la memoria litúrgica de los santos Joaquín y Ana, abuelos de Jesús, lo que establece la fecha como algo institucional en la Iglesia a partir de ahora.

OPORTUNIDAD. Ser abuelo o abuela es volver a vivir. Dios te da el chance de corregir errores.

El olvido

Francisco ha sabido identificar a los adultos mayores como el “eslabón” que une a las diversas generaciones que habitan un hogar, y que garantiza la transmisión de la vida y de la fe.

Pero este eslabón, señala el Pontífice, muy a menudo es lanzado al olvido.

“Los abuelos son a menudo olvidados –subrayó el Papa en esa ocasión– y nosotros olvidamos esta riqueza de custodiar las raíces y transmitirlas”. 

La pandemia ha traído consigo duros momentos para las familias, especialmente con la pérdida de los abuelos, quienes han muerto en soledad, pues los alejan por razones sanitarias.

Panamá reacciona

El periodista acudió a las redes sociales para conocer qué dice la gente sobre sus abuelos. Las respuestas surgieron espontáneas y a una velocidad impresionante.

Había que colocar solo una palabra en Twitter, Facebook o Instagram. La que más se repitió fue “sabiduría”, aunque una joven (Leisy Garrido) señaló que no podía resumir en una palabra a sus abuelos. Por eso escribió: “Son un tesoro de Señor Jesús”.

Alguien que se identifica como “gigiarguelles21” escribió: LINAJE.

SOLEDAD. “El Señor sigue enviando ángeles para consolar nuestra soledad, y a veces tendrán el rostro de nuestros nietos”, dice el Papa. (FOTO: Mikyta Martinenko)

También llamó la atención la respuesta de quien usa el avatar “sher_toulier”, pues escribe: Los abuelos son el eje, motor y tronco de una familia. Cuando no están queda un vacío y pérdida del sentimiento de unión y convivencia; se siente un vacío enorme que no se llena con nada”.

También habría que anotar la respuesta de “jujuhdez”, quien para describir a sus abuelos usó una sola palabra: “confianza”, mientras la usuaria de Instagram “mangramirez” subió el calibre y escribió: “Experiencia”.

La hermana Isabel de Mata, del Movimiento Familiar Cristiano de la parroquia San Juan Bautista de la Salle y Santa Mónica, envió como respuesta un link con una hermosa canción, que podemos escuchar aquí:

Haz Click en el Enlace de Facebook junto a esta imagen

https://www.facebook.com/100027764823432/posts/763841091218045/

Expresiones de amor

Algunas personas enviaron textos más largos para referirse a sus abuelos. Por ejemplo, Ariadna, escribió un texto estremecedor para decir que su abuelo en “Tolé Chiriquí trabajó todos los días sin tomar vacaciones hasta los 85 años, que 3 ladrones le quitaron la vida para robarle en su casa”.

Pero la muerte no le quitó la herencia imperecedera que él le dejó: “Mi abuelo fue honrado y trabajador y así lo hago yo para continuar su legado”.

Lo mismo ocurrió con Julissa, quien dice de su abuela que fue una mujer “guerrera, trabajadora y ayudadora innata”.

“Su silencio era sepulcral, pero su mirada lo decía todo”, agrega, y enseguida señala: “Con ella aprendí a cocinar…me decía ‘venga m’ija, que no hay escuela para esto”.

Facebook

En «la red de los abuelos» el periodista encontró la mayoría de las respuestas, todas llenas de calor y corazones emocionados.

Una de las respuestas que más llamó la atención fue la de la periodista María Teresa Patiño de Hernández, quien dijo entre otras cosas: «A mi abuela paterna, Teresa, la recuerdo como matriarcal y una mujer de mucha inteligencia emocional y previsora».

Y añadió: «Lo que contrastaba con Juanita (abuela paterna), quien era descomplicada, complaciente y dicharachera (…) Ella nos corregía, pero nos dejaba ser niños. Amaba cuando me sentaba en sus piernas bajo el influjo del aroma del café recién colado, para golosear los trozos de queso blanco que vertía en él, así como cuando en su cocina, donde veía transformar los más simples ingredientes en deliciosas comidas».

Para Patiño la abuela fue la gran maestra del acicalamiento femenino: «En su hermoso rostro no faltaban los polvos Maja, colorete y un labial rojo, así como un toque de crema Nivea en la piel».

María Teresa añade: «Me tocó ver el rol de abuelos en mis padres con mis hijos» (…) hoy veo en cada uno de ellos algo de mis padres. Ser abuelo es tener la oportunidad de hacer las cosas mejor que con los hijos y de paso disfrutar más la compañía de niños revoloteando por doquier».

Otra respuesta la dio Sergio Perén, quien aseguró que en vacaciones viajaba a un pueblito llamado Puerto Armuelles, en el barrio Nacional, donde su abuelo «era como un coronel».

«Todos quedaban temblando con solo escuchar hablar al jefe», indica Perén, y agrega: «imagínese cuándo un nieto hacía una travesura ¡tierra trágame!». Sergio –quien hoy en día es subteniente de la Policía– reafirma que su abuelo fue «un gran comandante, y es un orgullo sentir hablar de la palabra abuelo».

Darse toda

Mayra es abuela ella misma, y dice que para jugar su rol, trata de “derramar cariño, atención, entrega y sacrificio, es consentir (alcahuetear) a cambio de nada”.

«Muchas veces con ellos se intenta cubrir todos aquellos espacios que no se cubrieron con los propios hijos en nombre de otras necesidades como la economía de la familia. Los amo mucho y rezo mucho por ellos», agrega Mayra.

Pero Mayra también fue nieta, y al respecto dice: «fue una bendición fue crecer con abuelos. Tengo muy lindos y bellos recuerdos de ellos, especialmente de mi abuelita paterna que fue una LOBA por mi cuidado y enseñanza».

UNIDAD. Los sueños del joven están entrelazados con la memoria del anciano, dice el Papa. (FOTO: Jake

Esperanza en la pandemia

Miroslava no conoció a sus abuelos del todo, aunque tiene memorias del paterno, a quien recuerda como alguien hosco y brutal.

Sin embargo, eso no influyó en la relación con sus propios nietos. «Ahora que soy abuela por primera vez, al vida me trajo alegría en estos momentos que tengo un vacío grande por la muerte de mi madre, y por todas las situaciones que ha provocado el Covid», dice.

La joven Miroslava le tiene un pedido a Dios: que me dé el permiso de muchos años para gozar a mi nieto, como mi madre lo hizo con los míos». Y añade que su nieto es «una luz de esperanza, amor, de fe, y señal de que Dios nunca nos abandona».

 

 

 

Artículo anterior

Olimpiadas Tokyo 2021: Atletas de Estados Unidos se declaran católicos

Siguiente artículo

Pa´lante con Cristo… de la radio a las redes sociales