DiócesisPenonomé

Penonomeños rinde honor a la Virgen

La fiesta en honor a la Inmaculada Concepción, como es tradicional, fue celebrada el 15 de diciembre por los penonomeños. La presidió Monseñor Edgardo Cedeño Muñoz, acompañado por el clero diocesano y religiosos.

Redacción 

La parroquia Catedral San Juan Bautista de Penonomé se preparó con anticipación para celebrar las fiestas de la Inmaculada Concepción. Durante sus novenas, el tema de reflexión se centró en la cita bíblica: «Hagan lo que Él les diga» Jn. 2, 5. Cada novena fue asumida por los párrocos de distintas parroquias que conforman la Diócesis.

En su homilía, monseñor Edgardo resaltó la figura de María en su compromiso y adhesión al plan de salvación, asumiendo su rol de ser madre y maestra, que anima, orienta al servicio de la vida, siendo la esperanza de la humanidad, abandonándose a ella misma para hacer la voluntad del Señor.

Debido a la crisis sanitaria, este año no hubo procesión y en su lugar se realizó una romería.

Mons. Cedeño dijo que «Hagan lo que Él les diga» es un servicio de entrega, y el Hijo entiende la propuesta.  “Durante todos estos días hemos profundizado sobre esas cualidades de nuestra Madre, su obediencia y entrega total a los designios de Dios”. Confía que estos días de reflexión ayuden a tomar conciencia, a ser mejores personas y hacer el esfuerzo posible para evitar más contagios, entre la población, por el coronavirus.

Por seguridad no se realizó la solemne procesión, pero se llevó a cabo una romería bajo estrictas medidas de bioseguridad. Penonomeños y fieles de distintas comunidades de Coclé llegaron a la Catedral para rendir homenaje a la Inmaculada Concepción de María. Además, hubo presentaciones y serenatas.

Lucía González, fiel devota a la Inmaculada, manifestó su alegría, pero el mismo tiempo dolor por la situación difícil que vivimos a causa de la pandemia. Aseguró que para asistir a esta celebración guardó las estrictas medidas exigidas por la Iglesia. “La Virgen siempre ha sido fuerza e inspiración en mi vida, como madre, hija y cristiana católica.

Artículo anterior

Misión por amor y rescate de los hermanos ngäbes

Siguiente artículo

María, discípula misionera, escucha y confía en la voz del Padre