JMJ Panamá 2019Variedad

Peregrinos vieron el rostro de Cristo en los “sin Techo”

Desde bien temprano un grupo de peregri­nos alemanes, llegaron a la sede principal del Centro San Juan Pablo 11, ubicado en el corregi­miento de Calidonia. Interesados en conocer el trabajo que diariamente realizan para ayudar a personas en pobreza extrema, que viven situa­ción de calle, víctimas de la droga y el alcohol. Los peregrinos alemanes forman parte de Adveniat, una organización de la Conferencia Episcopal Alemana cuyo único fin es reunir di­nero para apoyar a la Iglesia Católica de Amé­rica Latina; a través de proyectos financian varias obras sociales de la Iglesia en Panamá. Estos chicos peregrinos además de leer la Pa­labra de Dios, dialogar, jugar, cantar y servir los almuerzos a los habitantes de la calle, pudieron hacer preguntas al mismo director del Centro, Ariel López quien les explicó, sin tapujos, cómo es el escenario real de esta periferia, que duer­me en cartones, con hambre, en una situación social violenta y dramática.

Solidaridad

ADVENIAT se han hecho uno de los colaboradores más importantes de la iglesia en Panamá.

P. Michael Heinz Director de Advenlat”El dinero que ha sido donado por los fieles alemanes ha sido muy bien utilizado en los 45 proyectos que lle­vamos a cabo en Panamá. Visualizo que existe la necesidad de ampliar este Centro que sea como un albergue, se ha quedado pequeño para todo lo que hacen”.

Otra visita compartieron con los residentes de la casa hogar el buen samaritano, conocieron más sobre la misión que realizan con los pacientes que padecen VIH-SIDA.

¿Cómo recogen los fondos? El sacerdote Michael Heinz, director general de Adveniat manifiesta que todos los años, durante el tiempo de Adviento, la organización informa al pueblo alemán sobre la situación en América Latina y el Caribe y se disponen a recoger donaciones para dichos países. Estos aportes se incrementan sobre todo en la colecta de Navidad que se realiza en todas las parroquias católicas.

De esta manera se establece un puente de solidaridad, los fieles alemanes acompañan espiritualmente a la Iglesia en América Latina y el Caribe y la secundan materialmente en sus proyectos y necesidades pastorales y de evangelización.

Artículo anterior

Una jornada de la juventud con espacios para todos

Siguiente artículo

En los ojos de la Virgen de Fátima, pudieron redescubrir la misericordia de Dios