ComunidadParejas

¿Por qué es para toda la vida el matrimonio entre católicos?

Este tema puede ser abordado desde lo doctrinal, la sociología, el Derecho o la teología moral, entre muchos otros puntos de vista. Esta vez lo haremos desde la antropología jurídica.

Es decir, debemos ver la naturaleza misma de esta institución. No miremos lo que las personas han vivido, si no la esencia de esta comunidad conyugal. El matrimonio no es una realidad existencial. Eso lo convertiría en algo fugaz, solo devenir.

Sin embargo, todo cambia cuando entendemos a la persona como una naturaleza inmutable, con un alma inmortal. Siendo así, cuando se da el consentimiento matrimonial, se desencadena una potencia de unión que se encuentra en la misma naturaleza humana.

Por ello, aunque la persona puede cambiar, el vínculo matrimonial, que es vínculo en las naturalezas, la misma unión de las personas en su naturaleza, es inmutable en cuanto vínculo.

También es importante distinguir que el éxito o el fracaso del matrimonio no depende de la existencia del vínculo, sino del modo en que los cónyuges lo han vivido y asumido desde su voluntad.

Distingamos, pues, el simple contrato de esta acción sobrenatural y divina que se efectúa cuando dos seres inmutables, es decir con alma inmortal, deciden dar su consentimiento y unirse para toda la vida.

Artículo anterior

Cuidados ante la gripe estacional

Siguiente artículo

La Mesa festeja patronales