ComunidadEducación

Prepararse para las últimas semanas de clase

Prof. Montgomery A. Johnson Mirones, ocds

En un año “normal”, el tercer trimestre ya tiene a muchos con energía baja. Con la educación a distancia, por medios digitales y virtuales, el tiempo de exposición ante las pantallas, agota más que en tiempo presencial, y más aún porque se mezcla y confunde con las tareas domésticas y familiares, todo bajo un mismo techo.

Esto es resistencia, no velocidad, y además debemos estar preparados para un 2021, con condiciones inciertas sobre cómo se desarrollará.  Para resistir estas últimas semanas de clase, combatiendo la ansiedad, que genera la incertidumbre y el agotamiento físico y mental, ofrecemos algunos consejos.

Maestros. Es imposible abarcar el contenido regular de un año de forma “virtual”, ni siquiera en un salón regular esto es posible a veces. Hay que dosificar los contenidos planificando en base a competencias básicas (no mínimos). Enfóquese en calidad y relevancia de enseñanza, y no en cantidad de contenido prescindible.  Piense en qué habilidades necesitarán sus estudiantes imprescindiblemente para el próximo año, pero más importante aún, para la vida. No gana usted nada en rellenar una agenda de deberes, y menos aún por solo decir que se “cumplió” si éstas no tienen un sentido pedagógico y práctico. Asigne actividades realizables de forma práctica y que puede garantizar que hagan los estudiantes (y no se los tengan que hacer).

Asuma que el estudiante no cuenta con los materiales en casa y no exija que haya que salir a buscar, investigar o comprar, y que los papás están ocupados, tampoco hay tutor extra. Póngase un límite de tiempo para trabajar, usted también es persona y miembro de una familia a quien también le debe su tiempo y atención. Si no nos ponemos “tiempo de salida”, el trabajo no acaba y se verá hasta altas horas de la noche aun en lo mismo. Haga un corte y siga mañana. Recuerde que la tecnología es un medio que facilita y acerca, no porque enseñe con la ayuda de diapositivas en PowerPoint signifique que se está enseñando de forma tecnológica. Los errores que hacemos en el salón presencial, los repetimos en el salón virtual. Nuestro currículum no se diseñó para enseñarse en pandemia, ni usted para enseñar a distancia: fórmese y adecúese con entusiasmo.

Padres de Familia.  Ustedes son los primeros maestros y formadores de valores, los maestros del colegio son sus principales aliados en la formación de sus hijos como personas y ciudadanos honrados. Hay que trabajar juntos en lograr este fin.  Preste especial atención a los valores de la responsabilidad, respeto y la honradez. Todos somos profesionales, los maestros son los profesionales de la ciencia y arte de enseñar, cualquiera desavenencia que puede surgir con el maestro, que sea de forma profesional y no con sus hijos de testigo. No reclame o justifique lo injustificable, no confunda a sus hijos tratando de ser tutores y defensores.

Estudiantes. Organicen su tiempo, que hay para todo. Ponga sus estudios como prioridad. Detrás de cada clase de 45 minutos su maestro invierte el doble en prepararla, y triple cuando hay que calificar. El maestro trabaja cuando usted juega y descansa.

En Resumen

  • Docentes. Enfóquese en calidad y relevancia de enseñanza, y no en cantidad de contenido prescindible; piense en qué habilidades necesitarán sus estudiantes para el próximo año.
  • Estudiantes. Pongan sus estudios como prioridad. Detrás de cada clase de 45 minutos su maestro invierte el doble en prepararla, y triple cuando hay que calificar.
  • Padres de Familia.  Ustedes son los primeros maestros y formadores. Preste especial atención a los valores de la responsabilidad, respeto y la honradez.

Con todas las circunstancias que han ocurrido estos meses, existe en el ambiente una hipersensibilidad producto del agotamiento que disminuye la tolerancia.  Tengamos tacto para comunicarnos, la mayoría de las veces no es lo que decimos, sino la forma en que se dice (o trata de decir), que puede ofender y molestar, cuando no era la intención.  Como casi todo se hace por email u otras plataformas digitales, sea cuidadoso con la selección de sus palabras, y empático, ya que no sabe cómo estuvo el día de su interlocutor.

Finalmente, haga lo que haga, pero que sea con amor. La pasión que usted le da a sus clases y tareas se nota. Recordemos lo que dijo Santa Teresa del Niño Jesús, Carmelita Descalza y Doctora de la Iglesia: “El amor todo lo puede: las cosas más imposibles no le parecen difíciles. Jesús no mira tanto la grandeza de las obras, ni siquiera su dificultad, sino el amor con que tales obras se hacen”.

 

Artículo anterior

Campeón del Super Bowl pide llevar fe al campus

Siguiente artículo

¿Qué dice la Iglesia sobre la masturbación?