Variedad

Primera feria intergeneracional y de la solidaridad en la USMA

Por primera vez se ha celebrado la Feria Intergeneracional y de la Solidaridad en nuestra ciudad. El evento organizado conjuntamente con el Centro de Capacitación y la Universidad Intergeneracional se llevó a cabo en el gimnasio de la Universidad Santa María la Antigua el sábado 18 de noviembre de 9 a 4 de la tarde.

Con esta actividad, según la doctora Argenida de Barrios, promotora de la actividad, se desea “proyectar el interés que deben tener intergeneracionalmente panameños y no panameños que convivimos en este suelo. Se ha comprobado científicamente que mientras hagamos, emprendamos y utilicemos nuestra creatividad, nosotros podremos tener una vejez sana. Si en el 2050 duplicamos la población actual de adultos mayores y empieza a hacerse realidad el fenómeno de transición demográfica, qué vamos a hacer con viejos enfermos, con un montón de adultos mayores”.

Para lograr este objetivo, “tenemos cursos de toda categoría, desde pintura, diseño, para aprender a reciclar, entre otros. También Monseñor Ulloa nos ha compartido la necesidad de iniciar cursos para cuidar a los adultos mayores. Estamos a punto de iniciar los cursos para cuidadores y cuidadoras aquí en la USMA y en la Universidad Intergeneracional”.

En esta ocasión se presentaron los trabajos ejecutados a lo largo de este año por los participantes en los cursos de pintura, modistería, belleza, costura, y otras manualidades artísticas. Hubo también venta de productos agrícolas y cárnicos, bailes folclóricos ejecutados por el conjunto de la USMA, presentaciones musicales, juegos y actividades recreativas para niños.

Entre los artesanos provenientes de diferentes regiones del país, Ovidio Toscamo, secretario de la cultura emberá wounan, profesor de cultura de la comarca Emberá Waunan y representante de la etnia emberá de Panamá, ofreció una muestra de artesanías darienitas como chaquiras, cestas, taguas. Explicó que el material utilizado en la elaboración de las cestas es la palma chunga, “mientras que el nawala se usa para hacer sombreros”. Informa el artesano darienita que la confección de una cesta dura 4 meses, “porque requiere una cuidadosa preparación de los materiales, incluyendo los tintes naturales que se extraen de plantas o maderas”. Los diseños empleados tienen un significado, son secretos, con mitos como las tres líneas, y el triangulito, “que es la cola del mono, o la serpiente, la hoja, todos tienen su significado”. Para él, su conexión es “primero con Dios, llamado Ancoré, y con la madre tierra, que es Papachora.

A ella se le pide permiso para utilizar los materiales”. Edna Ramírez, una artesana independiente, originaria de Kuna Yala, viene de Colón y promueve la cultura de la etnia guna. Es dueña de Artesanias Alejandra donde se confeccionan molas, carteras, camisas, corbatas, vestidos de baño, etc.

Artículo anterior

La catequesis desde la perspectiva de iniciación cristiana

Siguiente artículo

Espiritualidad de Adviento y valor del tiempo