Actualidad

Reivindicar la verdad en tiempos de pandemia

Redacción

En la pandemia los medios de comunicación católicos y sus plataformas digitales han jugado un rol importantísimo tanto para el anuncio de la verdad que para los cristianos es Jesucristo, y en el acompañamiento tocando el corazón de los fieles en sus propios hogares.

“Solamente la mirada del Espíritu nos permite no cerrar los ojos ante los que sufren y buscar el verdadero bien para todos. Solamente con esa mirada podemos trabajar eficazmente para superar las enfermedades del racismo, la injusticia y la indiferencia, que desfiguran el rostro de nuestra común familia”.

Para la Arquidiócesis de Panamá la vitalidad de la comunicación eclesial se ha potenciado en medio de la pandemia a través de sus medios de comunicación, que están siendo sostenidos en sus contenidos y producciones por un voluntariado que está trabajando a tiempo y destiempo.

Es evidente que los medios católicos como el resto de los medios seculares, se ven afectados por la débil situación económica agravada por el COVID-19.

Panorama Católico, el semanario de la Iglesia Católica, ha pasado de la impresión en papel ha la edición digital, y sus redes sociales ofreciendo las posibilidades de acercarse más a un nuevo público que está en el continente digital.

Radio Hogar y FETV a través de su programación han venido potenciando las celebraciones eucarísticas, para aliviar la necesidad de participar en la eucaristía presencial; además de formar y orientar con programas nuevos propuestos desde el Consejo de Medios de la Conferencia Episcopal y de la Oficina de Comunicación y Prensa.

En medio de la pandemia sale a la luz pública el Noticiero APMedia Digital, que se transmite los miércoles a las 12 de medio día, y el Programa Iglesia Servidora, Solidaria y Segura, que presenta esas tres dimensiones de la misión eclesial en tiempos de pandemia, transmitido los domingos a las 4 pm. de la tarde.

Comunicación institucional

Un crecimiento de la infointoxicación que se vive en estos momentos, hace que cobre relevancia la identidad de la comunicación institucional. En el caso particular de la Iglesia Católica en Panamá, para ellos se ha trabajado en la campaña Iglesia Servidora, Solidaria y Segura, que es ese estilo de vida pastoral que se está viviendo en nuestro país.

Emisoras como Radio Hogar, Radio Voz sin Fronteras, Radio María, Radio Inmaculada FM, Radio Católica, Radio Veraguas y Radio Claret, son los principales medios de comunicación que nos permiten penetrar en comunidades que están lejos del acceso a servicios básicos, pero jamás del acompañamiento espiritual y formativo de su Iglesia.

Llamado del Papa Francisco

Recientemente el Santo Padre Francisco ha destacado que: “Necesitamos medios de comunicación capaces de construir puentes, defender la vida y abatir los muros, visibles e invisibles, que impiden el diálogo sincero y la comunicación verdadera entre personas y comunidades”. 

Pero también se necesitan medios de comunicación – ha dicho el Papa – “que puedan ayudar a las personas, especialmente a los jóvenes, a distinguir el bien del mal; a desarrollar juicios sólidos basados en una presentación clara e imparcial de los hechos; y a comprender la importancia de trabajar por la justicia, la concordia social y el respeto a nuestra casa común”. Y a esto, ha añadido otra necesidad más: “necesitamos hombres y mujeres con sólidos valores que protejan la comunicación de todo lo que puede distorsionarla o desviarla hacia otros propósitos”. (Mensaje a la Asociación de Prensa Católica durante la Conferencia de Medios Católicos realizada desde el 30 de junio hasta el 2 de julio 2020).

En su mensaje destaca su invitación a “permanecer unidos” y ser “signo de unidad” entre ellos y recuerda que no importa el tamaño de un medio de comunicación, lo que importa es “ser miembros de un mismo cuerpo”: “Como en todo cuerpo, a menudo son los miembros más pequeños los que, al final, son los más necesarios. Lo mismo sucede en el cuerpo de Cristo. Cada uno de nosotros, dondequiera que nos encontremos, está llamado a contribuir, mediante la profesión de la verdad en el amor, al crecimiento de la Iglesia hasta su plena madurez en Cristo”.

Contribuir con los medios desde la escases

Somos conscientes que existen limitaciones económicos, sin embargo, estamos convencidos que es necesario ser corresponsables con estos nuevos “areópagos” para mantener viva y vibrante la voz de la Iglesia, en esta crisis sanitaria para que nos guíe y nos oriente en esta realidad.

Nuestros medios católicos y sus colaboradores, requieren del apoyo de todo el pueblo de Dios, en lo poco o mucho que cada uno pueda dar para sus sostenimiento, no como pago sino como gesto de gratitud por el servicio y el bien que hacen a la sociedad y especialmente a la Iglesia Católica.

Artículo anterior

¡Felices los que creen sin haber visto!” (Jn 20, 28-29).

Siguiente artículo

Llamada, respuesta y misión