DavidDiócesis

Retos de la juventud chiricana en la iglesia diocesana

¿Es un reto para el joven ser parte de la iglesia diocesana? ¿Lograr que los jóvenes se involucren en sus parroquias y comunidades sigue siendo un reto?

Luchar contra la desidia y las miradas juzgadoras de algunos adultos que no ve nada bueno en la juventud para servir dentro de la iglesia, pasa a ser un reto para muchos jóvenes, no sólo en la fe, sino en el pertenecer a sus iglesias o comunidades.

Servir en la Iglesia

Erick Sanjur es coordinador de la Pastoral Juvenil en la diócesis de David, y asegura que desde pequeño creció asistiendo la iglesia de su comunidad, la parroquia Sagrado Corazón de Jesús.

Estando en la Catequesis de Primera Comunión desarrolló el servicio de leer en las misas. Ya adolescente, y estándo en catequesis de Confirmación, conformó el grupo juvenil y fue su mayor promotor en la parroquia Santa María La Antigua.

Gracias a su persistencia los retos lo llevarían a ser coordinador de la Pastoral Juvenil diocesana, incluso a participar en el Fórum Internacional de Jóvenes celebrado en Roma del 19 al 22 de junio del presente año, al que acudiójunto a otros tres jóvenes de Panamá. Keilyn González y Levin Lara también decidieron participar activamente en su parroquia Nuestra Señora de los Ángeles de Gualaca.

Ambos consideran que servir en la iglesia es estar a plena disposición

para servir a los demás, sin importar clase económica, social o política.

“Con el hecho de servir se siente un calor inmenso y una segurida de la presencia de Dios en nuestras vidas”, enfatizó Levin

Lara.

Acompañar es importante 

El padre Rolando Smith, asesor de la Pastoral Juvenil diocesana, resalta que el principal reto cuando se trabaja con jóvenes es precisamente lograr su atención y compromiso.

Informó que la Pastoral Juvenil en David realiza sus reuniones por zonas y los equipos visitan con frecuencia para animar el trabajo pastoral.

El sacerdote dijo que se busca aprovechar los frutos que dejó la Jornada Mundial de la Juventud. Han sido constantes en la formación de grupos juveniles en aquellas parroquias donde no existían y que contaron con voluntarios durante esta jornada.

Informó que la Pastoral en David realiza sus reuniones por zonas y los equipos visitan con frecuencia para animar el trabajo pastoral.

El sacerdote dijo que se busca aprovechar los frutos que dejó la Jornada Mundial de la Juventud. Han sido constantes en la formación de grupos juveniles en aquellas parroquias donde no existían y que contaron con voluntarios durante esta jornada.

Retos hoy

La Hermana Ana Aizpurúa, Misionera de la Caridad y la Providencia, colabora en la Pastoral Juvenil del Santuario Nuestra Señora de Los Remedios, como la asesora del grupo juvenil, considera que hay muchos desafíos

importantes por delante.

El principal reto es inculcar el compromiso efectivo entre los jóvenes. Dijo además que se les omo asesorar en la toma de sus decisiones debido a problemas familiares que enfrentan, tanto a nivela familiar como social.

Los jóvenes que se confirman hay que motivarlos a que se involucren en las actividades de su comunidad y a servir en la iglesia.

La religiosa aclara que es importante llevarles a ese encuentro personal con Cristo. “Esa experiencia es la que les motivará a pertenecer y ser activos en la

iglesia”, indicó.

Tareas pendientes

El padre Smith comentó que la Pastoral Juvenil diocesana busca lograr que los jóvenes crean en sí mismos, que sean los protagonistas en la iglesia.

Dijo que con la activa participaciñon de los jóvenes alcanzarán cumplir las líneas de acción de esta pastoral, mediante un proceso de cambiar vidas, para que esta juventud sienta que es el presente y el ahora de Dios.

Artículo anterior

Retos y desafíos de la zona misionera

Siguiente artículo

Urge atender pastoral y socialmente